Los hábitos comienzan en la infancia

Por: Daniela Calderon De La Barca Del Castillo

0
32

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI.
Siendo un problema mundial que esta afectando progresivamente a muchos países de bajos y medianos ingresos, sobre todo en el medio urbano. La prevalencia ha aumentado a un ritmo alarmante, México ocupa el primer lugar de obesidad infantil a nivel mundial y el segundo en obesidad en adultos.

“…   de una forma muy sutil, siendo nosotros el ejemplo que los expondrá repetidamente a la variedad de alimentos, el consumo de diferentes frutas y verduras, hasta que ellos comiencen a familiarizarse con ellos y terminen aceptándolos …”

Conociendo estas cifras tan alarmantes quiero que comencemos a crear consciencia sobre la importancia de tener un estilo de vida saludable, es bien conocido que una alimentación balanceada permite que nuestro cuerpo funcione correctamente, además de ser fundamental para el correcto crecimiento y desarrollo de los niños.
No hay ningún problema si a nuestros niños les gustan los dulces, lo extraño seria que no les gustaran, lo que vamos a comenzar a hacer para acercarlos a un estilo de vida más saludables es desarrollar 3 principios básicos:

  1. Predicando con el ejemplo:
    Vamos a comenzar enfocándonos en reforzar los buenos hábitos de alimentación en nuestros niños, de una forma muy sutil, siendo nosotros el ejemplo que los expondrá repetidamente a la variedad de alimentos, el consumo de diferentes frutas y verduras, hasta que ellos comiencen a familiarizarse con ellos y terminen aceptándolos.
  2. Activación física:
    Otro punto muy importante es la actividad física, hay que planear actividades recreativas en familia que involucren actividad física, puesto que con toda las crisis y la pandemia mundial nos volvimos sedentarios de forma obligada, así todos nos mantendremos en movimiento, además de pasar un tiempo de calidad juntos (esta científicamente comprobado que realizar ejercicio ayuda a disminuir los niveles de estrés y ansiedad, por que si los niños también sufren ansiedad y estrés).
  3. Bebidas adecuadas:
    Cuidado con las bebidas, el error más común que tienden a cometer los padres es ofrecer bebidas especiales para niños creyendo que son mejor opción en lugar del refresco, pero un jugo comercial de cajita aporta 3 veces más de la porción diaria recomendada de azúcar para los niños, por lo que se deberá buscar opciones más adecuadas con un aporte menor de azúcar o bien elegir lo más básico y que nunca falla el agua natural.

Una opción saludable seria realizar agua de frutas evitando añadir azúcar y mezclar con otras que tengan más dulzor para que nos de un sabor similar al del jugo de cajita y por último no hay que olvidar la tan famosa frase “De la vista nace el amor” buscando siempre dar una presentación atractiva de los alimentos a nuestros pequeños para que lo acepten sin mayor problema.

Te aseguro que si comienzas a aplicar esto en la vida de tus pequeñines, vas a ayudar a romper la cadena de obesidad, No olvidemos que la salud es lo más preciado que tenemos, ya que es algo que no se puede comprar, teniendo en cuenta esto, hay que pensar dos veces antes de elegir un alimento poco nutritivo para un niño pequeño que aun no tiene la capacidad de hacerlo por si solo. No digo que este mal ir a comer una cajita feliz de vez en cuando, pero hay que enseñarles a nuestros niños a ver este tipo de alimentos como comidas eventuales para que sea posible el balance en su alimentación.

 

Daniela Calderon De La Barca Del Castillo
Licenciatura en Nutrición Humana
Cedula profesional 055333