martes, junio 18, 2024
No menu items!
Google search engine
InicioVidaHay veces que parecemos nuestros propios enemigos

Hay veces que parecemos nuestros propios enemigos

Por: Carlos A. Barreto Rivero

Todos, sin excepción, estamos influenciados por nuestros recuerdos y experiencias tempranas, muchas olvidadas o reprimidas en forma inconscientes y por lo tanto no nos damos cuenta. Recordar las vivencias traumáticas como sucedieron en la realidad es casi imposible. Podemos tener leves recuerdos cuando nuestros mayores nos lo relatan y por lo general tienen poca veracidad. Los sucesos de nuestra vida inicial quedan grabados y ocultos en ciertas zonas del cerebro como bloqueos mentales y/o emocionales. Cuando son estudiados por la Neurociencia se afirma que se disminuye nuestra capacidad mental de conocer lo sucedido de nuestro pasado traumático. Por lo tanto, no podemos relatar todo lo que nos aconteció cuándo y cómo sucedieron en la realidad. Para hacerlo objetivamente tendríamos que conocer los hechos en forma consciente. Nadie puede saber con seguridad cuándo y porqué nuestras necesidades infantiles y de la juventud fueron insatisfechas en el pasado, para poder ahora, tener la seguridad de controlar nuestros deseos a fin de hacer cambios en nuestro presente. El pasado ya pasó, es inconsciente, ahora debemos concentrarnos en el presente. Del más allá y entonces surgen las experiencias sentimentales, emocionales, sociales y espirituales, difíciles de controlar. Lo pasado debemos aceptarlo como se supone que sucedió: si fue “bueno” sirven para aumentar nuestro repertorio personal, familiar y social. Lo que rechazamos ahora y permanece, deberá ser desechado luego de sanar las heridas negativas del pasado, pero siempre en el presente, para convertir lo malo en lo bueno. Lo más importante es no seguir bloqueado por ese enemigo que tenemos adentro que si le permitimos entrar en nuestro presente sano nos contagia y enferma. Es similar a la vida pasada del adicto que se inició con las compañías de los “amigos” y adquirió sus malos hábitos en el pasado, pero algunos siguen en él aquí y ahora y por falta de carácter positivo continúan en su vida presente. Nuestro enemigo sigue viviendo con nosotros cuando no lo eliminamos a tiempo. Tenemos que sanar nuestras heridas, en primer lugar, aceptando cómo sucedieron y el porqué lo permitimos. En nuestro presente, viviendo en él aquí y ahora, sanamente, debemos evitar los bloqueos fortaleciendo nuestro carácter y determinación para el cambio, buscando activar decisiones nuevas, apropiadas al presente.

… Lo más importante es no seguir bloqueado por ese enemigo que tenemos adentro que si le permitimos entrar en nuestro presente sano nos contagia y enferma …

… Tenemos que sanar nuestras heridas, en primer lugar, aceptando cómo sucedieron y el porqué lo permitimos …

Existen técnicas psicosociológicas llamadas autobiografías que ayudan a restablecer conexiones con los sucesos vividos y probablemente olvidados. Los relatos autobiográficos tienen algo en común que es el relato de la existencia de las corazas del pasado cuando los hechos se manifiestan en el pesimismo y/o al optimismo. Por lo que nos lleva a reconocer tendencias vivenciales en esos sentidos. Es algo personal y espontáneo, que nos compete a cada uno al tener una respuesta de las vivencias pasadas. Es necesario para que tengamos una intención propia que nos identifique como tal, aunque nos equivoquemos. De igual forma queda la oportunidad de reparar los errores. Si enfrentamos las situaciones de inseguridad entonces se siente una fuerza interior que ayuda a elegir el camino que nos llevará a tomar la mejor decisión para tener la experiencia más conveniente. Después, conviene tomar el camino elegido para una nueva experiencia, dejándote guiar por la intuición. Y de esta manera puedes alejarte de la mente racional que te ha condicionado por mucho tiempo. De esa forma curarás muchas heridas hechas por tu mente racional. Terminarás así con las heridas del “qué dirán” o lo que dirás de ti en forma negativa. De otra manera saludable dejando salir tu intuición y alejando tu racionalismo tendrás una nueva experiencia empírica y resiliente, en el presente tendrás una realidad natural del ser persona libre e independiente sin condicionamientos patológicos. Entonces podrás sanar las heridas del pasado sin interferencias racionales evitando los chantajes emocionales. Quitando tu peor enemigo de ti mismo.

… debemos evitar los bloqueos fortaleciendo nuestro carácter y determinación para el cambio, buscando activar decisiones nuevas, apropiadas al presente …

“Solo se siente culpable quien cedió su deseo”
Autor: Jacques Lacan




Dr. Carlos A. Barreto Rivero
Psicólogo Clínico y Psicoterapeuta
Cbarreto82@yahoo.com.mx
Tels. 662 154 0484 – 662 214 9554

RELATED ARTICLES
- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Comentarios recientes