Relación de pareja, ¿compromiso pasado de moda?

0
220
Love and happiness. Young happy couple lovers wearing sunglasses dating in summer park outdoor. Man whisper taking to woman ear.

Hace algunos años se viene escuchando sobre la palabra FREE en las relaciones de pareja  llamando la atención social. Para los chicos y los no tan chicos las relaciones de un momento de fiesta o convivencia, en donde comparten intimidad llámese abrazos, besos o quizá algo más y de forma eventual es muy frecuente.  Las parejas han descubierto que de esta forma no hay compromiso alguno y pueden convivir y compartir su intimidad y diversión con distintas personas y en diversos momentos sin tener que dar cuentas a una de ellas en particular.
Pareciera muy atractivo, práctico para las relaciones afectivas y al parecer sin involucrar emociones o sentimientos.
Reflexionando un poco ello pudiera ser resultado de una nueva cultura de lo desechable o bien del egocentrismo que hemos adoptado en desear hoy, ahora, en este momento lo que sea y prescindir de ello cuando ya no satisface. La facilidad de cómo podemos resolver nuestras actividades domésticas, laborales,  intelectuales, etc. Mejoramos el contacto con otros seres humanos por medio de los aparatos electrónicos e internet, la vida es más práctica; en general, viene a contribuir en nuestra facilidad para desarrollarnos. Sin embargo el uso de la tecnología y los avances en todas las áreas, facilitan nuestro diario vivir, pero ha permeado en las relaciones interpersonales.
Cuando existe una relación interpersonal donde no se tiene que dar cuentas de ¿qué?, ¿cuándo?, ¿por qué?, ¿con quién? A simple vista pudiera ser conveniente pero en realidad este tipo de relaciones han venido en aumento y no se han dejado esperar los afectos colaterales de ello.
Por ejemplo: Comentaba una joven adolescente (19 años):  deseo tener novio formal y aspiraciones de conocer a una persona más a fondo, para una relación estable pero como existen muchas chicas que están dispuestas a sólo pasar la noche y divertirse un rato sin ningún tipo de compromiso, pues los jóvenes no desean engancharse con nadie,  ni involucrar sentimientos y menos donarse a otra persona. Esto en el mejor de los casos.
En otro sentido, parejas que desean explorar la vida en común, pero no desean formalizar con ningún tipo de esquema (religioso, civil, espiritual, emocional, etc.) Algunos pensamientos son: Probaremos y si no funciona lo dejamos.
Retomando lo que es la relación de Amor, vista en publicaciones anteriores, significa una donación del Ser Persona, con toda la dignidad que cualquier ser humano es capaz de dar y recibir de una forma complementaria. El hombre por naturaleza es egocéntrico y la plenitud del mismo se va logrando en la medida que aprende a donarse, entregarse y vivir el amor en la entrega complementaria de su Persona. El dar, como recibir en sentido amplio de la palabra, desarrolla los valores propios del Ser:  la capacidad de tolerancia, paciencia, amor en sí mismo y en los demás, caridad, responsabilidad. Retos personales que sólo se pueden vivir en comunidad pues el hombre nace para vivir en sociedad y contribuir esa sociedad. Construir una vida junto a otra persona puede ser la continuidad de un desarrollo personal, maduro e importante.
La vida en pareja puede comprometer consecuencias de procreación y con ello nuevas responsabilidades en donde interviene una tercera persona. Resulta irresponsable en la vida ordinaria cuando las relaciones interpersonales no prevén el futuro propio y de otro ser humano,  puede provocar problemas sociales, entre otras pérdidas.
Otro factor es cuando no se desea involucrar las emociones y finalmente sin desearlo llega a suceder. Alguno de los involucrados resulta lastimado. La persona en sí no es un artículo de uso y deshecho, el propio Ser Humano debe exigir, preservar y cuidar su propia dignidad. Nadie debe ni puede usar física, psicológica o emocionalmente a otra persona, pero lo grave es que estamos abriendo la puerta de forma individual y sin que nadie nos obligue a que otro se sirva de lo que por valor personal es propio y no para servicio de nadie más.
El concepto de la dignidad Personal, ha perdido su esencia en la comprensión de lo que esto significa. Los valores del SER, no son exclusivos de ideologías, religiones o formas educativas, otorgan por el fin en sí mismo un valor (dignidad) a cada Hombre, no importa su sexo, edad, situación social, etc.  Pero sólo él es capaz de preservarla y cultivarla de manera que continúe su desarrollo humano, pero se lleva a cabo cuando se relaciona en sociedad, en medio de sus decisiones y acciones frente a otras personas.

Dora Córdoba de Campa
Maestría en Ciencias de la Familia
Dcordobaf67@gmail.com