Cambios en los pulmones con la edad

0
199

Cambios en los huesos y los músculos del tórax y la columna vertebral:
Los huesos se vuelven más delgados y cambian de forma. Esto puede cambiar la forma de su caja torácica. Como resultado, la caja torácica no puede expandirse y contraerse durante la respiración tan efectivamente.
El músculo que ayuda a la respiración, el diafragma, se debilita. Esta debilidad puede impedir que usted inhale y exhale suficiente aire.
Estos cambios en los huesos y los músculos provocan un menor nivel de oxígeno en la sangre que irriga el cuerpo. Además, se pueden presentar síntomas como cansancio y dificultad para respirar.
Cambios en el tejido pulmonar:
Los músculos y otros tejidos que se encuentran cerca de las vías respiratorias pierden su capacidad para mantenerlas abiertas por completo. Esto hace que dichas vías respiratorias se cierren fácilmente.
El envejecimiento también provoca que los alvéolos pierdan su forma y se hinchen. Estos cambios en el tejido pulmonar pueden disminuir el nivel de oxígeno en su cuerpo. El cuerpo puede expulsar una menor cantidad de dióxido de carbono y se pueden presentar síntomas como cansancio o falta de aire.
Cambios en el sistema nervioso:
La parte del cerebro que controla la respiración puede perder parte de su función. Cuando esto sucede, los pulmones no son capaces de obtener suficiente oxígeno y no sale suficiente dióxido de carbono de los pulmones. La respiración se puede volver más difícil.
Cambios en el sistema inmunitario:
Su sistema inmunitario puede debilitarse. Esto significa que su cuerpo tiene menor capacidad de combatir las infecciones pulmonares y otras enfermedades.
Los pulmones igualmente son menos capaces de recuperarse después de la exposición al humo u otras partículas nocivas.
Problemas comunes:
Como resultado de estos cambios, las personas mayores tienen un aumento del riesgo de infecciones pulmonares, como neumonía y bronquitis. Dificultad para respirar, bajo nivel de oxígeno. Patrones anormales de respiración, lo que da lugar a problemas como la apnea del sueño  (episodios de suspensión de la respiración durante el sueño)
Para disminuir los efectos del envejecimiento sobre los pulmones:
No fume. Fumar daña los pulmones y acelera el envejecimiento pulmonar.
Haga ejercicio físico para mejorar la función pulmonar.
Póngase de pie y muévase. Acostarse en la cama o sentarse durante largos períodos de tiempo permite que el moco se acumule en los pulmones, lo cual lo pone a usted en riesgo de infecciones pulmonares. Esto es especialmente cierto después de una cirugía o cuando usted está enfermo.
Otros cambios relacionados con el envejecimiento:
A medida que usted envejezca, tendrá otros cambios, entre ellos, en los órganos, los tejidos y las células, en los huesos, los músculos y las articulaciones. En el corazón y los vasos sanguíneos y en los signos vitales.

Referencia
Cefalu CA. Theories and mechanisms of aging. Clinics in Geriatric Medicine. 2011;27(4): 491-506.
Davies GA, Bolton CE. Age-related changes in the respiratory system. In: Fillit HM, Rockwood K, Woodhouse K, eds. Brocklehurst’s Textbook of Geriatric Medicine and Gerontology. 7th ed. Philadelphia PA: Elsevier Saunders; 2010:chap 15.
Janssens JP. Aging of the respiratory system: impact on pulmonary function tests and adaptation to exertion. Clin Chest Med. 2006;26:469-484.
Mnaker KL. Common clinical sequelae of aging. In: Goldman L,Schafer AI, eds. Goldman’s Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 24.
Sharma G, Goodwin J. Effect of aging on respiratory system physiology and immunology. Clin Interv Aging. 2006;1(3):253-260.

Dr. Moisés Acuña Kaldman
Neumólogo