Para empezar…

0
196
What a great way to wake up!

Para empezar el día, es bueno despertar agradeciendo el milagro de estar vivo.
A pensar, cómo amanecí sólo por hoy.
A escuchar primero mi interior, y luego el exterior.
A saludar a mi familia en el nuevo día.
A hablar con mi familia, mis amigos y mis compañeros de escuela o trabajo.
A esforzarme por proponerme las metas a alcanzar.
A concluir en el ocaso, lo que empecé en la mañana o terminar al día siguiente.
A construir cada momento con propósito, con un fin o con sentido.
A reflexionar con conciencia.
A expresar asertivamente mis sentimientos en emociones e ideas positivas.
A perdonarme, perdonar, tolerar o disculpar a mis semejantes.
A socializar mi interior y a interiorizar mis relaciones sociales.
A creer en mí, en mis padres y hermanos, en mis amigos, en mis prójimos, en mi barrio, en mi colonia, en mi ciudad, en mi estado, en mi país y en el Creador de la vida.
A confiar en mí, en la familia, en las instituciones y en las leyes.
A hacer todo lo posible por expresarme coherente y congruente, desde mis ideas, con mis palabras y mis actos.
A tener paciencia, humildad, sencillez y amabilidad.
A convivir con respeto ante todo lo que me rodea.
A crecer tomando decisiones con sabiduría y responsabilidad.
A comprender situaciones o personas difíciles, aceptando y buscando ayuda.
A cambiar aquello que me hace daño, que no me deja crecer, que me afecta o no contribuye en mi proyecto de vida.
A amar lo valioso de la vida.
A vivir con plenitud bajo la tutela de mis valores personales y familiares.
A ser feliz, por convicción y por decisión propia.

Carlos Bernardo Prado Rivera
Maestría en Desarrollo Educativo. cprado25@hotmail.com