¿Por qué muchos de los consumidores no revisan la composición de los alimentos?

0
342
A young woman reads the label on a food jar while shopping at a grocery store. Horizontal shot.

La falta de tiempo, conciencia o interés de las personas lleva a que las mismas asuman sin saber si su alimentación es o no correcta pero a veces, prefieren ignorarlo por completo.
Por otra parte se debe entender que es responsabilidad de cada uno cuestionar todo aquello que gira alrededor de la comida: ¿Cuáles son los componentes de este producto? ¿Dónde se produce? ¿Quiénes lo producen? ¿Realmente cumple con lo que promete?
Un “prefiero ni enterarme” hace que las personas ni siquiera puedan entender que es fundamental, informarse sobre lo que ingiere para determinar la calidad nutricional de los alimentos y productos alimenticios a través de la valoración de sus componentes.
La publicidad, los medios de comunicación y las grandes marcas han acostumbrado –por decirlo de alguna manera- a las personas a pensar que lo que les digan es lo que les conviene para llevarse a la boca.
La belleza ya no es sólo una cuestión estética para los seres humanos, sino que la perfección se ha trasladado a los alimentos donde resulta ser un parámetro. Una de las preguntas planteadas era cuáles eran los reales componentes de cada producto que se consumen. Lamentablemente, el famoso dicho gato por libre puede aplicarse a ciertos productos. Desde aditivos no autorizados por la legislación alimentaria, ingredientes tóxicos para mejorar su textura o la utilización de compuestos para sustituir los verdaderos. ¿Desde cuándo el baño de chocolate no tiene absolutamente nada de chocolate?
En estos tiempos, resulta imposible que un producto no se le haya agregado componentes para su conservación (los famosos aditivos), desde una simple barra de chocolate (o imitación chocolate) hasta un aceite con grandes dosis de antisalpicante, todo absolutamente tiene aditivos. Aditivos que pueden ser buenos o malos, pero no dejan de ser un componente extra, siendo la publicidad la encargada de buscar la forma para disimular su uso y abuso.
Aquí es donde se hace hincapié en la necesidad de cada persona de informarse, cuestionarse, tener inquietud por saber qué es lo que realmente ingieren. Las personas ya ni se detienen por leer, por saber qué tienen en sus manos, quieren una vida sencilla, rápida y sin estorbos. Como se explicaba previamente, muchas veces la falta de tiempo las lleva a una falta de atención por lo que comen.
Pero también, existe un factor muy común y un quizás preocupante, como lo es el “prefiero ni enterarme”. Personas que intuyen un trasfondo en la industria alimentaria, aceptándolo de alguna manera, sin interés por establecer un cambio.
Es obligación de cada individuo sobre los requisitos que debe cumplir un producto, denunciar aquellos que vayan en contra a las normas y  afirmar que la seguridad alimentaria es responsabilidad de todos.
Los invito a leer etiquetas para conocer así que es lo que estamos comiendo.

 

Ing. Cecilia Muñoz Tonella
Nutrición
“El cambio exacto de tu alimentación”