Claves para un embarazo exitoso: Nutrición

0
312

Los nueve meses del embarazo representan el periodo más intenso de crecimiento y desarrollo humanos. La forma en que se presentan estos procesos depende de muchos factores, que en su mayor parte es posible modificar (Brown, et al 2010).
Entendemos por nutrición un proceso involuntario que sucede posteriormente a la ingesta de alimentos con una estrecha relación con las necesidades dietéticas del organismo. Una mala nutrición puede reducir la inmunidad, aumentar la vulnerabilidad a las enfermedades, alterar el desarrollo físico y mental, y reducir la productividad, sobre todo en una etapa tan vulnerable como la del embarazo.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre las causas de mortalidad materna se encuentran: Las hemorragias graves (en su mayoría tras el parto), las infecciones (generalmente tras el parto), la hipertensión gestacional (preeclampsia y eclampsia), complicaciones en el parto y los abortos peligrosos. Estas causas son prevenibles y una de las soluciones preventivas es la nutrición.
Tenga cuidado si usted está observando una alta en su peso corporal muy rápida en sus meses de embarazo, ya que esto podría poner tanto a usted como a su bebé en riesgo. ¿En riesgo de qué? Un embarazo debe estar bien vigilado tanto por su ginecólogo, su psicólogo (en caso de ser necesario) y por su nutriólogo. Ese peso extra e innecesario puede llevarle a riesgos como Diabetes Mellitus Gestacional, Hipertensión arterial, entre otros. Los cuales si no se controlan, siguen ahí incluso después del embarazo, dejándola a la deriva de estas enfermedades las cuales no representan una inversión, sino un gasto.
En el embarazo también es muy común ver deficiencias de ciertos nutrimentos por lo cual deberá consultar a su Médico para que le notifique de los riesgos que usted puede correr, ya que cada mujer es diferente, tiene diferente genética y diferente estilo de vida. ¿Por qué debe usted dirigirse con un Nutriólogo(a)? Si bien viene siendo cierto el dicho: “zapatero a tus zapatos” no hay nadie mejor para darle una asesoría profesional y exacta que un Licenciado en Nutrición o un Maestro en Nutrición Clínica, él será quien le evalúe como se debe y trabaje junto con usted en cuidar su alimentación y llevarla de la mano para cuidar aquellos nutrimentos que pueden estar bajos (folato, hierro y magnesio) y que tienen una repercusión enorme previniendo el riesgo de defectos congénitos así como la reducción de complicaciones durante el embarazo. (Pinto et al., 2009).
En conclusión los requisitos para una buena concepción es valorar, son los siguientes y con la ayuda de sus profesionales de la salud que están para servirle:
1. Madurez fisiológica.
2. Preparación en el embarazo (verificar perfil médico).
3. Protección contra enfermedades transmisibles.
4. Erradicar malos hábitos.
5. Control de enfermedades metabólicas.
6. Control de peso.

Ana Patricia Flores Núñez
Licenciada en Nutrición Humana
nutriologann@hotmail.com