El precio de la desigualdad

0
1856

Hablar del libro “El precio de la desigualdad” donde el 1% de la población tiene lo que el 99% necesita, eslogan que aparece en su portada es adentrarse en las entrañas del pensamiento de su autor el nobel de economía Joseph E Stiglitz.

Ciertamente el nobel de economía muestra cómo los mercados por sí solos no son ni eficientes ni estables y lo peor tienden a acumular la riqueza ya que trabajan en el 1% por el 1% y para el 1% esto es la población de arriba la adinerada de mayores ingresos. Con razón reza un refrán muy mexicano que el lomo o el esqueleto del pobre es la escalera del rico.

Este libro por cierto obsequio del Lic. Gilberto Gutiérrez Sánchez, Presidente del PRI estatal, es pues una crítica contundente sobre todo a lo que acontece en un país como los EEUU el icono más representativo del capitalismo mundial el cual en los últimos 30 años ha recrudecido la desigualdad y la pobreza comparable incluso con la gran depresión en los treinta.

Música para nuestros oídos es hablar de mayores niveles de pobreza y desigualdad como también de lo que ello conlleva es decir del disparo de la criminalidad, el narcotráfico, los problemas sanitarios y de salud pública, los bajos niveles de educación, informalidad e incluso del bienestar general como lo es la esperanza de vida de las clases sociales que conforman este gran país.

Pero ¿Qué es lo que propone el autor? qué soluciones hay hoy en día para vencer la pobreza en principio y empezar a disminuir la desigualdad no sólo en el país a que me refiero sino en el resto del mundo.

Creo que ésta es una de las grandes interrogantes que se tocan por cierto muy parecido en sus ideas básicas con el anterior libro lo cual refiere que este tema da para mucho más y parece en cierta forma inagotable.

Lo cierto es que el nobel de economía se explaya y presenta una buena narrativa que involucra a muchos actores y países como son los emblemáticos financieros de Wall street al igual que los máximos directivos de las grandes trasnacionales (CEO) que han sido junto con las políticas públicas parte del problema y deberían ser de la solución tal cual lo interpreta su autor.

Claro está Stiglitz es un especialista de la temática de la desigualdad desde estudiante y prueba de que lleva más de 50 años trabajando en esto; en su tesis doctoral en el MIT esto es el Instituto Tecnológico de Massachusetts  analiza la desigualdad y su evolución sobre todo su impacto en términos de crecimiento económico, desempleo y bajos salarios.

El autor es toda una autoridad en la materia tanto como académico como funcionario en el gobierno de Clinton el banco mundial y la ONU lo cual hace muy interesante su narrativa y creo es bastante útil para países como el nuestro ya que  es uno de los grandes pendientes de la sociedad del Siglo XXI.

Obviamente este tema no es nada nuevo sin embargo, lo novedoso es que de 20 años a la fecha en un país que es la meca del capitalismo occidental menos del 1% más alto se llevó más del 65% de la renta nacional y la riqueza en muy pocas manos se disparó a niveles absurdos.

El problema no es que les vaya bien a los de muy arriba el problema es que viene siendo a costa de los de abajo y que la otrora clase media norteamericana siga cayendo y haya más pobres eso es el verdadero dilema.

Desempleo, viviendas embargadas, salarios congelados lo único que provocan es más división en la sociedad y dejar de ser el país de las oportunidades como algún día lo fue. Ya sabemos que la desigualdad es inevitable en el capitalismo incluso necesaria empero esto va de mal en peor.

Es decir la actual desigualdad como se genera actualmente está socavando el crecimiento económico y al mismo tiempo está erosionando la eficiencia y la competencia real del país ya que la famosa teoría del goteo aquella de que dar más dinero a los de arriba a través de la renta y la plusvalía para beneficiar poco a poco a los de abajo ya quedó muy desacreditada en la época actual.

En suma hay mucho por hacer y revisar a la luz del gobierno de TRUMP y su política fiscal de favorecer a los de arriba y obvio la renegociación del NAFTA o TLC que le habrá de dar sabor al caldo tanto en lo comercial como en lo laboral.

Por lo anterior creo que en una segunda entrega podré presentar las soluciones que este nobel tan controvertido propone para salir de esta trampa económica y sobre todo política que nos tocó vivir.

 

Germán Lohr Granich
g_lohrgranich@hotmail.com