Olvidos constantes… ¿Alzheimer? ¿Demencia? ¿Falta de atención?

0
292
3D medical background with brain with frontal lobe highlighted

Con las exigencias diarias laborales, familiares, personales, los niveles de estrés aumentan, los hábitos de la vida diaria generalmente no son los más óptimos ni saludables: pocas horas de sueño, alimentación baja en nutrientes, el contacto constante con tóxicos (ambientales, limpieza, etc.), poca actividad física, por sólo mencionar algunos, esto genera una pobre oxigenación, provocado que el cuerpo se desgaste de una manera más acelerada. Desafortunadamente cada vez escuchamos más frecuentemente: “Le diagnosticaron Alzheimer” , “parece que le está dando demencia senil “, “ no recuerda los nombres , pero se acuerda perfecto de lo que pasó hace 30 años “ … por sólo mencionar algunas de las frases, esto es reflejo de nuestros hábitos y lo que hemos dejado de hacer con nuestro cuerpo durante la vida.

Este mes hablaremos del Alzheimer, el 21 de septiembre es el Día Mundial de la Concientización, con el objetivo de obtener diagnósticos tempranos , para tener pronósticos más favorables, poder crear estrategias tanto a nivel salud, como familiar. La demencia afecta a nivel mundial a unos 47 millones de personas, de las cuales alrededor del 60% viven en países de ingresos bajos y medios. Cada año se registran 9,9 millones de nuevos casos.

Se calcula que entre un 5% y un 8% de la población gene-ral de 60 años o más sufre demencia en un determinado momento.

Es muy importante dejar en claro que es una enfermedad, y el “diagnóstico de demencia senil “, es un término obsoleto dado que sólo hace referencia a una demencia por vejez, actualmente se sabe que el origen de las demencias puede ser   orgánico o vascular, es importante conocer un diagnóstico a tiempo para poder tener mejor pronóstico, y conocer la posible evolución. El Alzheimer  es una enfermedad progresiva, degenerativa e irreversible de la corteza cerebral, que provoca deterioro de la memoria, pensamiento y conducta, interfiriendo con la capacidad para realizar actividades de la vida diaria. Es importante que el diagnóstico lo realice un profesional en la materia, es necesario la intervención integral para tener mejor pronóstico y apoyo psicosocial, tanto para quien lo padece como para la familia.

Existen diferentes herramientas que nos permiten retrasar la progresión y en ciertos caso la aparición de signos como tal, el hecho de mantenernos activos tanto física y cognitivamente, es clave siempre retar a nuestro cerebro, sin generar frustración, como todas las rutinas de ejercicio, no se trata hacer lo mismo, sino ir fortaleciendo y elevando el nivel de dificultad.

Es muy importante que si sospechas de fallas cognitivas, conoces a alguien que comienza a perder ubicación de tiempo y espacio u olvidos recurrentes, consulten a un profesional de la salud especializado lo antes posible: geriatra en primer instancia, psicólogos gerontólogos, neurólogos,  neuropsicólogos,  terapeutas cognitivos, por mencionar algunos.

Recuerda es mejor tener un diagnóstico temprano que nos permita ganarle tiempo a la evolución de la enfermedad mediante un abordaje integra la que por miedo a descubrirlo se pierda reserva cognitiva y la evolución de la enfermedad sea más rápida, con mayor limitantes y dependencia.

Si tú o algún familiar viven esta situación, recuerda que es un proceso desgastante, fuerte, cansado, es el momento más puro de las emociones, el amor y debemos aprovechar para cuidar de ti mismo, recuerda que Tú a alguien le importas, acércate a tu familia, red de apoyo y si no lo consideras suficiente, existen muchos profesionistas dispuestos a apoyar y más familias con las que pueden compartir experiencias, capacitarse y vivir el proceso acompañados, pero sobre todo con calidad de vida.

 

Astrid Victoria Ortega Velderrain
Psicóloga Gerontóloga en Meridia, Céd. Prof.: 8387313,
Cel :6621205923, Fb: Viviendo en Plenitud Tercera Edad
E:
astrid.ortega07@gmail.com