“Qué hermosa delicia estar en armonía con uno mismo”

0
357

Has experimentado la sensación de fluir? Los mejores instantes suelen darse cuando voluntariamente estiramos hasta el máximo nuestras habilidades del cuerpo o de la mente, en un esfuerzo por lograr algo o también cuando realizas lo que más te gusta hacer.

Mihaly Csikszentmihalyi, Director del departamento de Psicología en la Universidad de Chicago, es quien da nombre y forma este concepto que todos hemos sentido y vivido desde que nacemos. A esta experiencia óptima él la llamó “flow” o “fluir”.

Es sus investigaciones para tratar de definir cómo se siente una persona en la plenitud y el porqué del gozo; se dio a la tarea de entrevistar a cientos de expertos entre: Artistas, atletas, escritores, cirujanos y quienes invertían tiempo haciendo aquello que más les gustaba realizar. En sus respuestas, todos usaban términos como: Flotar, aire, espacio, fundirse o libertad.

Los estudios continuaron y tanto hombres como mujeres, jóvenes o adultos y sin importar diferencias culturales, educativas o socioeconómicas; utilizaban esencialmente las mismas palabras.

La felicidad no es algo que sucede así nada más, no es el resultado de tener buena suerte, no es algo que el dinero pueda comprar o que el poder pueda controlar; tampoco depende de factores externos, sino de cómo interpretamos y valoramos la vida misma.

La felicidad es una condición para la que tenemos que prepararnos, debemos cultivarla y definirla de manera individual, pues lo que para mí representa la felicidad, para otra persona puede ser muy diferente.

Lograr el control de nuestra vida, no es fácil; incluso sabemos que es doloroso, porque las experiencias no siempre son placenteras en el momento que nos ocurren.

Cuando te haces consciente de este “fluir”, esta sensación provoca que disfrutes con mayor intensidad cada instante. Ese esfuerzo construye la confianza que necesitas para desarrollar las habilidades que contribuirán a tu propio mejoramiento y búsqueda del estar bien.

Una vez que nos hacemos conscientes de estar presentes; entendemos cómo trabaja el fluir y lo podemos poner en práctica para transformar nuestras vidas; de no hacerlo, todo esto se desperdicia en el aburrimiento, en la queja, en el tedio, en el enojo y demás!

¿CÓMO PODEMOS FLUIR?

El testimonio que han dado tantas personas que llegan al final de sus vidas sintiendo que han malgastado su tiempo, a pesar de haber acumulado grandes cantidades de dinero, de haber coleccionado aventuras amorosas o de haber ejercido un poder sobre otros, los llevó a permanecer siempre insatisfechos.

La sensación de que existen otras cosas para una vida mejor, dificulta el disfrutar de lo que actualmente eres y tienes. Quien se obsesiona por la consecución de todo lo que puede ser mejor, sacrifica su presente en beneficio de un futuro hipotético que siempre estará un paso más adelante.

En pocas palabras, el estar presente en el hoy, en el aquí, en el ahora; es la clave esencial para fluir y lograr sentir esa sensación de satisfacción por cada instante que nos ofrece la vida.

Por ejemplo: Si estás comiendo, disfruta esos granos de arroz y olvídate de todo lo demás, lo mismo cuando tomas un baño; al estar en tu casa desconéctate del trabajo y viceversa; regálate una cita contigo mismo en la cual puedas disfrutar de lo que más te gusta hacer, siempre dentro del límite del bienestar y no en acciones que te hagan daño.

La vida no tiene permanencia voluntaria y nadie tenemos la vida comprada; así que sácale todo el provecho posible a tu estadía y emprende en una excitante aventura de fluir en este privilegio y milagro de existir.

Esmeralda Cambuston
Coach de Vida. Capacitador en Desarrollo Humano
Reg. STPS: CACE720915C81-0005 Coach: 000370
Teléfonos: 662-3016829 Cel. 6621-283201
www.esmeraldacambuston.com