Arranca Ciclo Escolar 2017-2018 ¿La deserción escolar cómo va?

0
679

De nueva cuenta inicia un ciclo escolar en nuestro país al igual que en Sonora en el cual se involucran 25.8 millones de alumnos desde preescolar a secundaria que regresan a clase  de los que 615 mil son sonorenses.

En esta ocasión el arranque coincide según palabras del Secretario de Educación Pública (SEP) Aurelio Nuño con el nuevo modelo educativo cuyo objetivo medular consiste en el lema aprender a aprender en vez de sólo memorizar.

Sin embargo en esta ocasión la narrativa del presente artículo se centrará en la deserción escolar algo así como el talón de Aquiles de la educación en América Latina y que por supuesto de dicha problemática no escapa un Estado como el nuestro.

Según cifras de la propia SEP el sistema educativo no ha sido capaz de mantener en la escuela a 80% de los niños que iniciaron primaria en 1999 a la edad de 6 años y que hoy tienen 24 años de edad.

De acuerdo con estadísticas recientes de esta Secretaria los datos revelan cómo evoluciona la deserción a lo largo de preescolar a secundaria y preparatoria al pasar de 0,5% en primaria a 4,2% en secundaria y a 12.1% en educación media superior para disminuir en 6.8% en educación superior.

Son varios los argumentos que se manejan alrededor de los estudios recientes respecto a qué está pasando con el abandono escolar en el que hay un cierto consenso en cuanto a cifras que oscilan en rasgos parecidos no así las razones de este comportamiento el cual obedece a causas multifactoriales.

Estas causales de mayor a menor son entre otras las económicas, embarazo en adolescentes, el bajo rendimiento escolar y la propia decepción escolar que vive el alumno al no sentirse agusto con lo que eligió entre muchas más.

Obviamente un dato interesante es el gran costo económico del abandono escolar en México tanto por nivel educativo y por alumno el cual rebasa los 45 mil millones de pesos 3 veces el presupuesto del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y superior casi dos veces al de la UNAM.

Hay varios organismos y asociaciones que sostienen que el problema inicia desde la primaria y se recrudece en la secundaria entre otras razones por la baja calidad educativa, la poca evaluación escolar y la nula orientación vocacional.

El propio INEE instituto nacional de evaluación educativa recomienda revisar los contenidos curriculares, ampliar los horarios escolares, revisar las políticas de reprobación que se ve como la antesala de la deserción entre otras causales.

Por fortuna cada vez salen más cifras ya que a partir del censo de población y vivienda del 2000 comienzan a equipararse al igual que varias encuestas como la nacional de deserción de educación media superior muchos datos que nos arrojan suficiente luz para atacar este flagelo.

Todas ellas lo reitero aseguran que el abandono escolar se debe a causas multifactoriales que incluye lo económico, lo afectivo lo académico y lo social. En relación a lo afectivo el papel de la familia y su correlación con la permanencia escolar es cada vez más evidente.

Sobre todo en población de 15 a 19 años la cual necesita sin duda de una buena conexión con los padres de familia ya que a través del diálogo y la comunicación asertiva se han logrado mejores resultados de acuerdo a los que saben de esto.

Un buen discurso de confianza y de esperanza en un ambiente de estabilidad familiar y de padres en pro de la educación y del control y manejo de las tecnologías y del tiempo libre de los hijos será de gran ayuda para empezar a disminuir este gran lastre que nos aqueja.

Estemos atentos los padres de familia en conocer y valorar este nuevo modelo educativo que está en marcha ya que es la ventana de oportunidad para el futuro de la educación pública y privada en México.

Creo que hay mucho que hacer en esta materia sin olvidar que la economía debe fortalecerse a la par de los presupuestos y políticas públicas que procuren mejores niveles de educación, salud y seguridad pública que contribuyan a crear una sociedad más justa y menos desigual además de una economía sólida y estable.

Germán Lohr Granich
g_lohrgranich@hotmail.com