Diferencia complementaria entre Hombre y Mujer

0
1088

Las relaciones de pareja complementaria con intención de amarse como hombre y mujer vienen a formar parte importante de la sociedad, pues de esas relaciones se da la procreación y la formación de las familias Núcleo de la comunidad social.

Sin embargo la vida de pareja tiene etapas: Enamoramiento (afecto, eros). La presencia, admiración, atracción física, imagen, amistad, admiración, química entre ambos. (ágape), la entrega  total de la persona, liberarse del yo y del egocentrismo para actuar a favor de hacer feliz al otro. (Sn. Juan Pablo II, catequesis, (1979-1984).

Pero aunque las relaciones de pareja son una representación de la ilusión y amor.  Con el paso del tiempo la relación cotidiana propicia la manifestación o bien identificación de las características propias de Hombre y Mujer; al no haber conocimiento de ellas y de la conciencia de empatía con el sexo opuesto en ambos sentidos, puede terminar  la relación, con ” la conclusión que se acabó el amor”.

La razón de conocer  las características propias de cada cual, debiera tener como objetivo, intentar la empatía con el otro respecto a las diferencias entre ambos sexos, esto ayuda porque lo que a uno le afecta, para el sexo contrario no significa nada. Por ejemplo, La mujer en su mayoría posee una esencia sensible, detallista, apasionada, diligente y tendencia a controlar varios temas a la vez. Mientras que el Hombre por el contrario; tiende a ser práctico al realizar diligencias, procura hacer de una a una y valorar prioridades, decidido sin involucrar muchos elementos, menos atentos en el detalle, hablan poco, etc.

Son algunos de los factores que propician roces y conflictos entre pareja. Cuando se comprende la diferencia del otro, con la intención de hacerlo feliz, elimina la justificación clásica del ”yo soy hombre” o bien soy mujer” y quedarse en el yo, sin la comprensión de lo que siente el otro y viceversa.

Lo contrario daría paso a la etapa del  “ágape” ( La entrega del sí mismo para entender al otro, comprender, hacerlo feliz, y se puede generar la respuesta efectiva de la pareja. Ayuda a lograr una etapa hermosa de la relación de pareja la verdadera complementariedad y se cumple lo que decimos “Amor” como tal.

El verdadero amor es centrarse en la felicidad del otro, liberando el yo, sin que esto signifique perder dignidad, es entregar lo que no es necesario y que hace una relación de entrega y plenitud.

Dora Córdoba de Campa
Maestría Ciencia de la Familia.
Consultoría empresarial y Fam.
Tel. 662-225 0573