¿Qué hago cuando mi hijo golpea a otros niños o adultos?

0
260

Es un tema muy común dentro de la consulta con el cual las madres se acercan, con la duda de qué hacer o cómo actuar ante esas conductas de sus hijos dentro de los niños de 1 a 5 años de edad.

Lá primera pregunta es ¿por qué mi hijo golpea?, ¿por qué si yo no le he enseñado a golpear?… La raíz de dichas conductas son la poca tolerancia a la frustración; un niño que le arrebata un juguete, le deshace una torre o un rompecabezas, no se le dan las cosas cuando lo exige… Cualquier adversidad que se le presente puede ser motivo de pegar.

Puesto que su tolerancia a la frustración es muy baja, y no logra entender que las demás personas también tienen necesidades, igual que ellos, ya que eso no es fácil de asimilar, menos si en casa no se estimula la tolerancia..

Además, agrégale que el niño no se comunica aún con la fluidez que le gustaría, con lo cual, a veces le resulta difícil dar nombre y canalizar un sentimiento de rabia, de tristeza, de frustración…  La respuesta física más inmediata e instintiva para el niño es pegar.

Entonces ¿Qué hago cuando mi hijo golpea a otra persona?

Lo primero que se debe de hacer es velar por la integridad física de los niños; así que lo primero que yo haría sería retirar al niño de la zona de conflicto hacia otro lugar, puede ser retirarle unos metros.

Probablemente irá muy enfadado y enojado. Algunos tips para hacerle comprender que lo que ha hecho está mal son:

  1. Actuar con serenidad pero con firmeza; No te puedes andar por las ramas, hay que ser tajante pero sin gritar ni enfadarse.
  2. Mirarle a los ojos cuando le hablamos: Esto te ayudará a captar su atención, a conectar con el niño.
  3. Validar sus sentimientos: Esto es clave, “¿Estabas tan enfadado que has pegado a la niña?” ¿Te desesperó tal situación?
  4. Ponerte en su lugar: A veces yo también me enfado.
  5. Ofrecerle una solución alternativa: Pero no podemos pegar, y hacer daño a los demás, entiendo tu enfado pero ¿y si compartís el juguete? Pegar no está bien
  6. Abrazo/ cariño: Divide la conducta y la persona, que no vea que el “malo es tu hijo” si no que lo que está mal es su comportamiento, e independientemente de sus actos tú lo sigues amando.
  7. Reparar el daño causado: Resulta mucho más producente intentar reparar el daño, que pedir perdón. El niño no entiende bien qué es eso de “perdón” que lo soluciona todo. Así que, lo mejor es intentar reparar el daño; Por ejemplo llevar una tirita para curar a la niña, lavarle con un poquito de agua, ponerle un poquito de hielo… Que el niño se implique en reparar el daño causado con su acción.

Recomendación

Para ir fomentando la tolerancia a la frustración, tú como papá, debes de ir entrenándolo para que cada vez logre tener más tolerancia. Así que te recomiendo que en distintos escenarios de su vida, lo estés entrenando y recordando la importancia de respetar y esperar.

Por ejemplo, a la hora de comer, inicia sirviendo el plato a tu pareja o a tus demás hijos, que vea que puede esperar y que no sucede nada.

A la hora de hacer alguna fila, ponlo a lado de ti y explícale qué es lo que están haciendo y cómo debemos respetar el espacio de las demás personas.

También si tu hijo te está exigiendo que le des algo (jugo, agua, juguete…) dile cómo se piden las cosas adecuadamente, y que si lo hace de forma demandante no se lo darás.

Psic. Karla G. Durazo Acuña
Cédula Prof. 9845258
Directora del centro psicoterapéutico
D.A. PsicoIntegral. Tel. 2120058
www.dapsicointegral.com