Estimulación temprana

0
207

Satisfacer las necesidades de los niños desde que nacen no solamente son el descanso y la alimentación, sino que además requiere moverse, conocer y adaptarse al mundo que los rodea. Para lograrlo es importante la intervención de las personas a su alrededor, formando las bases fundamentales de su futuro sano desarrollo.

Como una alternativa para dar cumplimiento a ello se ha creado la Estimulación Temprana, llamándole así a toda aquella actividad de contacto o juego con un niño de cero a seis años de edad, que potencialice, fortalezca y desarrolle adecuada y oportunamente sus habilidades físicas, mentales y sociales, basados en el conocimiento de las pautas de desarrollo que siguen éstos.

Se lleva a cabo mediante la repetición sistemática de diferentes estímulos sensoriales que aumentan el control emocional, proporcionando al niño una sensación de seguridad y agrado, a su vez desarrolla la habilidad mental, la cual facilita el aprendizaje, esta forma de estimulación provoca que  a los niños les sea más fácil adaptarse al medio y avanzar en la sociedad debido a lo moldeable que es el cerebro cuando nacen y son pequeños.

La Estimulación Temprana se emplea para optimizar el desarrollo del niño normal, prevenir la aparición de déficit asociados a un riesgo biológico, psicológico o social y aminorar los efectos de una discapacidad.

Está dirigida a pacientes con factores de riesgo pre, peri y postnatal, a los pacientes normales desde recién nacidos hasta los seis años de edad y  a los niños con daño neurológico.

Para favorecer el óptimo desarrollo del niño la Estimulación Temprana se enfoca en cuatro áreas:

Cognitiva: Le permite al niño comprender y adaptarse a nuevas situaciones, y desarrollar los niveles de pensamiento y capacidad de razonar.

Motriz: Comprende la habilidad para moverse, desplazarse y la coordinación mano-ojo.

Lenguaje: Refiere a las habilidades que le permiten al niño comunicarse con su entorno mediante la expresión verbal y gestual.

Socio-emocional: Las experiencias afectivas y la socialización del niño, que le permiten sentirse querido y seguro.

Lic. Silvia Eloisa Durón R.
Psicóloga Clínica
ps.silviaduron@hotmail.com