El Proceso de Divorcio ¿Cómo manejar esta situación cuando hay niños pequeños de por medio?

0
220

Un proceso de divorcio o separación, no es una situación nada sencilla, ya que te desprendes de una persona con la cual has establecido un vínculo, así como el haber compartido tanto experiencias positivas como negativas.

Llegar a la decisión de que lo mejor es que cada quien tome un camino distinto, puede resultar muy doloroso para ambas partes, y para llegar a esa decisión, probablemente se tuvo que pasar por un proceso, en el cual se presentaron experiencias negativas, dolorosas y de conflicto.

Ahora, si tomar la decisión de una separación, divorcio, naturalmente es muy difícil, ¿Qué pasa cuando los une algo tan valioso, como lo son los hijos? ¿Cómo manejarlo con ellos? ¿Se complica cuando nuestros hijos se encuentran en la infancia?

Es importante tener en cuenta que una separación, implica atravesar un proceso de duelo, aunque no todos lo viven de la misma manera, un proceso de duelo son todas las emociones que se experimentan  tras la pérdida de algo o de alguien, y en un divorcio, cabe mencionar que se presentan varias pérdidas, como la pérdida en sí de la relación, bienes materiales, ajustes en la economía, en ocasiones cambios de casa, escuela, entre otras más. ¿Suena difícil verdad?, ahora, si a esto le añadimos que este proceso no sólo lo vive la pareja, sino  que hay otros implicados que también se encuentran pasando y viviendo este duelo, sí, hablo de los hijos, y en este caso los pequeños que se encuentran en la etapa de la infancia. Ahora, como comento, es inevitable pasar por el dolor del duelo ya que es natural y necesario permitirse experimentar estas emociones;  pero sí se puede manejar de una manera saludable de tal manera que resulte lo menos tóxica posible.

Aquí algunas sugerencias para manejar dicha situación con tus hijos en la niñez:

  1. Aceptar como adulto cómo te sientes con este proceso y de ser necesario, solicitar ayuda profesional. Si tú estás bien, tus hijos estarán bien. Es válido que pienses en tu bienestar emocional.
  2. Informa a tus hijos sobre la separación (una vez que ya sea definitiva) y se recomienda que lo hagan juntos. Lo mejor es hablar con la verdad, y antes de hacerlo, se sugiere establecer acuerdos como padres sobre cómo será esa plática, qué puntos se pueden tocar y qué puntos no son necesarios que el niño conozca ya que son exclusivos de los adultos, por lo tanto, que es adecuado preparase para las posibles preguntas que el niño hará, y preparar respuestas. Los niños se dan cuenta de la situación y si no somos claros con ellos, ellos tienen mucha capacidad de imaginación, y esto puede ser negativo si no informamos adecuada y oportunamente. Algunos puntos que puedes informar son: Los cambio que se aproximan, que mamá y papá nunca dejarán de ser sus padres y que el amor hacia ellos siempre será el mismo, que mamá y papá se quieren mucho pero como amigos. En este punto te sugiero que entres al mundo de tu niño y acudas a las historias, los cuentos infantiles (sobre divorcio), para que él se sienta identificado y entienda mejor la situación.
  3. Aclarar que la separación no es responsabilidad del niño. Gran parte de los niños que acuden a consulta, piensan que ´´si se portan mejor´´, sus padres regresarán. Es normal que quieran tomar cierta responsabilidad, y es aquí cuando se les debe aclarar que la responsabilidad es sólo de ustedes como adultos y que eso es algo que ustedes están solucionando.
  4. No añadir cambios innecesarios. Suficientes cambios tiene el niño con la separación, como para añadirle más cambios. Habrá cambios que serán inevitables como por ejemplo: que papá viva en otra casa, o que ahora tendrá que visitar 2 casas para ver a ambos, entre otros. Demasiados cambios puede ocasionar aún más confusión en el menor. Trata de que la rutina se modifique lo menos posible en lo que el niño se adapta a esta nueva situación.
  5. No elegirlos como árbitros de la situación. Es decir, evitar confrontaciones frente a ellos, así como evitar comentarios como: ¿Ves lo que hizo tu mamá?, ´´ ¿Con quién te gusta más estar?´´. Esto es lo más tóxico que podemos hacer en este proceso ya que los niños que juegan papel de árbitro, constantemente viven juzgando a sus padres porque es el papel que se les da, cuando lo mejor es que ellos sólo se tienen que sentir amados y protegidos.
  6. Dejar que el niño exprese sus emociones. Recuerda que ellos también se encuentran atravesando un duelo y no tienen por qué reprimir emociones y pensamientos, es importante preguntar cómo se siente, es importante que lo escuches.

Un proceso de divorcio es una etapa complicada y cuando hay hijos de por medio, puede ser aún más difícil de manejar ya que no sólo se vive el duelo de la ruptura, sino también, se tiene que tener en cuenta en el duelo de ellos como hijos. Es importante que siempre estés atento de algún cambio de conducta, incluso, informar a su maestra de la situación para informar  de cualquier cambio ya sea en calificaciones o en su manera de desenvolverse, los niños por lo general manifiestan de manera de conducta alguna situación que los está afectando más que verbalmente.

Sí es inevitable que el proceso sea doloroso, pero sí se puede manejar de una manera saludable.

Psi. Diana Cuellar
Céd. Prof. 027779
Directora Centro de Apoyo y Desarrollo Integral.
Tel. 6622767240.