LA INTEGRIDAD ES UN TRABAJO INTERNO

0
77

La integridad no es flexible. Una mentirilla piadosa, sigue siendo una mentira. El hurto es el hurto; sea un peso o un millón.

La integridad es la cualidad de una persona que tiene entereza moral, rectitud y honradez en la conducta y en el comportamiento. Es quien que hace lo correcto y hacer lo correcto se refiere hacer el bien sin que afecte los intereses de los demás.

Una persona íntegra es alguien en quien se puede confiar y que cuenta con cualidades valiosísimas como un ser educado, honesto, control emocional, respeto por sí mismo y por los demás; que es apropiado, responsable, disciplinado, directo, puntual, leal, firmeza en sus acciones; por lo tanto es atento, correcto e intachable.

La integridad se compone de ese carácter que está por encima de la ganancia personal, es tener un principio por encima de la conveniencia y es necesario tener en cuenta que siempre que se quebrante un principio moral, se crea una pequeña grieta en la base de la integridad.

El ser íntegros es un trabajo interno y es necesario poner constante atención hacia uno mismo para conocer las deficiencias de nuestro carácter y trabajar arduamente en fortalecerlo.

Preguntas que ayudan a medir su integridad:

  1. ¿Trato bien aquellos que no me benefician?
  2. ¿Soy transparente con los demás?
  3. ¿Soy distinto (a) dependiendo de las personas con quien esté?
  4. ¿Soy el mismo cuando estoy solo o cuando soy el centro de atención?
  5. ¿Reconozco el mal que hago sin que me presionen?
  6. ¿Cuándo tengo que decir algo de una persona, se lo digo o hablo de ella?

No se apresure a responder; invierta tiempo para reflexionar en cada pregunta y considérela con sinceridad antes de responder; porque sin lugar a duda, el desarrollo del carácter es seriamente necesario y podría tender a deslizarse por encima de las interrogantes ofreciendo respuestas de cómo desearía ser, por encima de quien realmente una persona es.

Haga de la integridad su mejor amiga. Cuando la gente que lo rodea, sabe que es una persona íntegra, percibe que usted desea influir en ella por la oportunidad de añadir valor a su vida y le abrirán la confianza.

Todos sabemos que si no somos confiables, no obtenemos nada. La confianza en el factor más importante en las relaciones interpersonales y profesionales. Es el pegamento que une a la gente y es la clave para convertirse en una persona influyente; y todo esto emana de una persona íntegra.

Vivir dentro de la integridad, es un regalo muy caro que pocas personas pueden ofrecer. Es aprender a tener un estilo de vida dentro de una justicia desinteresada y caminar en rectitud armonizando nuestras palabras con los hechos.

Quienes estemos dentro de éste camino, sabemos que es la ruta más difícil de seguir, porque duele arduamente en las emociones pero es sin duda, el único camino que nos llevará a donde definitivamente queremos llegar.

Recuerde que:

Muchos tienen éxito inmediato por lo que saben.

Algunos tienen éxito temporal por lo que hacen.

Pero pocos logran éxito permanente por lo que son.