El Trabajo en el Hogar y su importancia en México, ¿Quién es Quién?

Germán Lohr Granich

0
17

M

éxico al igual que el resto de América Latina ha pasado en los últimos 30 años por varias transformaciones globales y estructurales en todos sus ámbitos sobre todo aquellos ligados al entorno familiar de lo cual trataremos en el presente artículo.

En éste abordaremos la importancia cualitativa, comunitaria y de cohesión que juega el trabajo en el hogar acompañado con el uso del tiempo  y del tie-mpo libre de las personas en la época actual.

Para contextualizar lo anterior  es necesario partir de una definición que nos sirva para los propósitos de este análisis esto es el concepto del trabajo no remunerado es decir aquel que no se percibe ni se paga con dinero.

Dicho trabajo no remunerado opera como un microcosmos  al interior de los hogares que en cifras duras de la ONU ronda en promedio en rangos que van del 20 al 30% en países de la América Latina y en México en alrededor del 24% del PIB según las cuentas nacionales del INEGI.

Aquí surge una primera pregunta ¿Quién genera esa cantidad de valor en los hogares?, y  segundo ¿Por qué hemos infravalorado como país y sociedad el trabajo al interior de los mismos y el uso del tiempo libre?

La respuesta a la primera pregunta es que el trabajo al interior de los hogares en su mayoría descansa en las mujeres de la casa cuyo valor representa entre el 60 y 70 % en países grandes como México, Brasil y Argentina empero en Centroamérica  rebasa dicho porcentaje y se acerca al 90% del total de este concepto.

De manera comparativa de acuerdo a especialistas  el trabajo no remunerado en los hogares mexicanos tiene un valor similar al Presupuesto de Egresos de la Federación 2018 arriba de los 4.6 billones de pesos comparación que gracias a encuestas y estudios de organismos públicos y privados nos muestran la magnitud de su importancia.

En atención a la segunda pregunta creo que es justo reconocer que hemos infravalorado el número de horas que las mujeres y poco a poco los hombres destinan en promedio a la semana en la atención y cuidado de las tareas del hogar que como todos sabemos tienen que ver con actividades básicas de la familia.

Muchas de ellas de orden cualitativo como son el cuidado y la atención de las personas sean infantes o adultos mayores y su alimentación, higiene, recreación, educación, civismo y en valores entre otras de carácter individual pero estratégico para la buena marcha del país en general.

Destaco aquí que en un país como la Argentina un 40% del trabajo no remunerado en los hogares es realizado por hombres y aunque en México es un poco menor es justo reconocer que van ganando espacios los hombres en las tareas del hogar al igual que las mujeres lo van haciendo en los mercados labores.

En el ámbito local  dichos espacios se ven reflejados por ejemplo en cifras de la Encuesta Nacional de Hogares del 2016 donde destacan que los hogares nucleares en que el jefe de familia es mujer aumentó del 25 al 31.5% esto es alrededor de 165 mil domicilios con aportaciones  al ingreso familiar en promedio  menores que los hombres.

Esto significa que Sonora es la entidad con el nivel más alto a nivel nacional de jefas de familia incluso por encima de la ciudad de México lo que debe alertarnos de la sobrecarga y responsabilidad que representa para la mujer en sociedad este tipo de situaciones.

Al respecto es importante conocer más y valorar mejor estas implicaciones que si bien dan muestras del papel activo de las mujeres también tienden a generar nuevas problemáticas por atender en beneficio de la equidad de género tanto en el ingreso como en el uso del tiempo libre.

Para ello señalo las cuestiones demográficas recordando que en Sonora para el 2025 en menos de 10 años ha-brá más adultos mayores que menores de 15 años que van a requerir de cuidados e higiene especiales al interior de los hogares por lo que es necesario interiorizarse desde ya en estos menesteres.

Por último como diría un sociólogo vivimos tiempos líquidos por lo que es conveniente saber ser y estar así como aprovechar la tecnología, la inteligencia artificial  y muchas más herramientas de la época actual en beneficio del uso del tiempo en términos de educación y del tiempo libre en cuanto a lo cultural y recreación que nos haga mejores personas en lo material y espiritual.