¿Eres Feliz? ¿qué significa?

Por: Dora Córdoba Franco

0
64

Parece ser que hoy en día los Seres Humanos hacemos muchas cosas con la intención de ser más felices, como por ejemplo llevar a los hijos a todas las clases posible por la tarde, escoger la mejor escuela. Trabajar mucho para adquirir todo aquello que anhelo o creo que necesitan los seres amados.

Podríamos enumerar una serie de cosas y si reflexionamos un poco; desde pequeños estamos buscando la famosa felicidad, cuando terminé mi preparatoria, cuando tenga novio, cuando me casé, cuando compré mi primer auto, cuando compré la casa de mis sueños, y la verdad es qué hasta para asistir a una fiesta, nos preparamos pensando en disfrutar y vivir un momento de felicidad,  siendo que en la mayoría de los casos esa felicidad no llega, a media fiesta ya se desea regresar a casa por cansancio, adquirimos el auto, la casa, se celebra el matrimonio, vienen los hijos. y seguimos con la misma dinámica de buscar la felicidad, sin éxito aparente.

“…No esperes que otro ser humano se encargue de hacerte feliz, tú eres el propio responsable; que nada te robé la paz…”

¿Qué sucede entonces?

Etimológicamente la palabra proviene del latín, felicitas, felicitátis, que a su vez se deriva de felix, felicis, que significa “fértil, fecundo”. Para Aristóteles, la felicidad esta relacionada con el equilibrio y la armonía, y se conseguía mediante acciones encaminadas a la autorrealización. Los Estoicos, en cambio consideraban que la felicidad se alcanzaba dominando las pasiones y prescindiendo de las comodidades que impiden la aceptación de una existencia determinada. Y mejor aún Leibniz, defensor de la tesis racional, la felicidad es la adecuación de la voluntad humana a la realidad.

Esta última da una pauta muy interesante, pues el ser humano posee realidades diversas y así cómo existen momentos de plenitud y gozo, vienen algunos otros de dificultades, y retos, pero dentro de todo ello, día con día se poseen muchos regalos de los que se puede disfrutar y de los cuales se ha perdido la capacidad de asombro.

Qué tal un día, que podría parecer  aburrido, porque no sucede nada aparentemente extraordinario, sin embargo si volteamos a nuestro entorno, bien podemos ver la sonrisa a carcajadas de un hijo, el sol brillante por la mañana, el plato de comida en la mesa, amanecer simplemente sobre una cama cómoda, o bien el resplandor de una flor hermosa, etc. Debe ser diverso para cada ser humano los regalos que día con día se presentan.

De los cuales se puede agradecer y disfrutar porque reflexionando, únicamente tenemos seguro ese momento consciente de vida. ¡Pues si!, ¡así es!, el pasado ya no lo podemos regresar, ni reconstruir, el futuro es incierto y aún no es nuestro. Sin embargo lo único real es el hoy, realmente no sabemos, si llegamos al día siguiente, entonces porque preocuparnos tanto por el futuro, lo que tengo o no, lo que logré o no, todos los días son una oportunidad más de gozar, vivir y disfrutar ¡lo que se tiene!, ¡como se tiene!

Aprender de los momentos difíciles, hacer lo mejor y lo posible por mejorarlos y si no hay remedio, para que preocuparse, es una obligación individual disfrutar el día a día y vivir de la mejor forma, esa es la verdadera felicidad.

No esperar que otro ser humano se encargue de hacerte feliz, tú eres el propio responsable; que nada te robé la paz .