Madre Adoptiva

Por: Dora Córdoba Franco

0
16

Mayo hermoso mes, celebramos el Día de las Madres, normalmente hablamos de nuestras buenas y sacrificadas madres que amamos y deseamos festejar para aprovechar diciéndoles lo que las queremos y lo agradecidos que estamos. Pero cuántas mujeres se encuentran esperando serlo y en ocasiones sin lograrlo, luchando con diversos métodos que en la mayoría de ocasiones dejan un vacío y mucho dolor.

Es muy frecuente escuchar en diversos entornos sociales la palabra hijo adoptivo cuando se ha sido hijo de distinta vía a la natural biológicamente hablando, pero si analizamos la maternidad como se ha realizado en artículos anteriores, las mujeres no tenemos derecho absoluto de ser madres por el sólo hecho de ser mujeres. Ser madre es un don y una gratuidad de Dios para ser copartícipes en su plan divino, ya sea por medio de la procreación o bien por la adopción. Pero bien, los niños sí tienen derecho a una madre.

“…las mujeres no tenemos derecho absoluto de ser madres por el sólo hecho de ser mujeres. Ser madre es un don y una gratuidad de Dios para ser copartícipes en su plan divino, ya sea por medio de la procreación o bien por la adopción. Pero bien, los niños sí tienen derecho a una madre…”

En este contexto, deberíamos cambiar nuestras expresiones y en lugar de decir; “hijo adoptivo”, debiera ser; “Madre adoptiva”, porque la que recibe la gracia de ese regalo, es precisamente la Madre. ¡Qué regalo y bendición maravillosa!, el recibir la maternidad adoptiva, una misión de vida clara y contundente de lo que se ha encomendado, la oportunidad de desarrollarse personalmente como mujer, como madre por medio de una decisión tan importante, ser el principal personaje en la vida de un Ser humano por plena convicción; el cual merece una vida normal como cualquier niño y además decirte “Madre”, ganar con amor, cuidado, paciencia, entrega, sacrificio, que un pequeño te adorne diciéndote mamá; no tiene precio alguno.

Para las mujeres que han recibido este regalo, escuchar esa palabra puede ser el sueño de su vida, pero sin embargo; muchas mujeres que no tienen la oportunidad de ser madres biológicamente, se pierden la oportunidad de vivir dicha experiencia por diversas causas, muchas de ellas por prejuicios de familia, diferencias de pareja en el tema, por obsesión en la propia procreación, o simplemente por temor, sin imaginar que la Maternidad por Adopción es tan real, verdadera y gratificante en la vida de las personas involucradas y en el entorno familiar y social, que la cultura en que vivimos deberá fomentar más esta opción de formar una familia.

Las parejas que desean ser padres se pierden de vivir la misión de su vida y el gran regalo de vivir esta experiencia, cuando la biología puede ser de tan poca ayuda cuando en verdad se desea amar y expresar ese amor a otro ser humano, a veces se desperdicia tanto tiempo y dinero esperando un embarazo que en ocasiones no llega, qué pena es verlos sufrir en cada intento, pudiendo amar a un ser indefenso que seguramente ya está destinado para ellos por gracia Divina y que los está esperando.

No pases un 10 de mayo más sin vivir la maternidad desde la misión que te toque vivir.

¡Ser Madre adoptiva puede ser el sueño de tu vida!

¡Dedicado a mis Hermosos hijos que me han hecho Madre Adoptiva!

Dora Córdoba Franco
Maestría en Ciencias de la Familia.
dcordobaf67@gmail.com
Formación humana familiar y empresarial.
Tel: 662 225 0573