Ante la nueva manera de vivir, sé un buen ser humano

Por: Esmeralda Cambuston

0
37

A medida que avanza la vida nos damos cuenta que hemos evolucionando a pasos agigantados y sin duda el mundo de la tecnología ha contribuido en gran parte.
Nos fuimos metiendo al “mundo de las prisas”. y se nos olvidó por completo lo esencial que significa vivir.

Esto conlleva a que nuestro cerebro procese la información de manera rápida, cómoda, fácil, ligera, casi, casi masticadito y en la boca; y en ese sentido se va perdiendo la capacidad de analizar lo que vemos, comprender lo que escuchamos, digerir lo que vivimos, observar con atención lo que el otro nos comunica sin sus palabras, en sí, se nos estaba olvidando disfrutar el justo momento que sucede la vida, por tener nuestra mente en todo, menos en el presente.

En este “mundo de las prisas”, muchos han arrastrado problemas fuertes a tal grado que recurren a pastillas para dormir, medicamentos que los tranquilice o en el peor de los casos, a refugios como el tabaco, la comida en exceso, el alcohol u otra droga; y cómo consecuencia enfermedades espantosas como un cáncer, diabetes, depresión, hiper tensión, entre muchas más que son efecto de malos hábitos en propia manera de vivir.

Hoy COVID-19 ha paralizado prácticamente a todo el mundo, pero seamos realistas, era necesario hacer esta pausa. Ya desde hace tiempo nuestro mismo cuerpo nos ha gritado un “YA BASTA” y lo hemos ignorado por completo porque desgraciadamente nuestras prioridades han sido otras.

Fue COVID-19 la gotita que derramó el vaso, pues definitivamente algo nos tenía de frenar un poco. Y es que ¿Cuándo vamos a entender que nadie tiene la vida comprada y que esto de la vida es una sola vez?

Prácticamente el planeta entero se ha detenido y tomemos esto como una tremenda llamada de atención que debemos acatar con mucha humildad para crear un poco de CONCIENCIA y hacer un replanteamiento sobre nuestras acciones y de qué manera impactan en nosotros mismos y en la vida de los demás.

A lo largo de estos 10 años formando Líderes y equipos de trabajo, le he apostado a la parte humana y en ese sentido mi desarrollo va primero a formar mejores personas.

Casi obligadamente quiero invitarte a que hagas cambios en tus hábitos y dependiendo de tu constancia, voluntad y esfuerzo diario; verás en muy poco tiempo resultados muy notorios, no sólo en tu vida personal; sino también en tu vida laboral y profesional.

La naturaleza sabiamente está “drenándose, limpiándose y tomando fuerzas” para lo nuevo que ha de venir. Copiemos su sabiduría y hagamos lo mismo:

  1. Oración diaria. Pon en manos de Dios tu vida, tu familia, trabajo, tus metas.
  2. Agradece. Por todo lo que eres y por lo que tienes. Aun cuando te estés comiendo un plato de frijol, por favor agradécelo.
  3. Tómate a diario unos minutos para meditar. Todas las respuestas que buscas las encuentras dentro de ti. Nada hay afuera.
  4. Respira tranquilamente. Regálate 5 minutos para oxigenar las células de tu cuerpo. Secuencia de respiraciones conscientes y tranquilos es sinónimo de salud.
  5. Come más sano. Menos comida procesada y bebe mucha agua.
  6. Lee. 20 minutos diarios de buena lectura.
  7. Haz ejercicio. Por lo menos 30 minutos de una buena caminata o mínimo 15 minutos de estiramientos diarios.
  8. Y por favor RÍETE más. Echa fuera la queja, la crítica, el chisme y aprende a desarrollar el sentido de humor.

Acciones sencillas que ayudan a que bajes la posibilidad de contagio, pues todo esto fortalece grandemente tu sistema inmune.

Te invito a que, ante esta nueva manera de vivir seamos más CONSICENTES de lo importante que es alinearnos en todos los sentidos y aprender a valorar el tiempo que estemos aquí. Nadie tenemos la vida comprada y aún con todas las adversidades que tengamos, es un privilegio tener un día más de vida.

 

Esmeralda Cambuston
Coach/Asesor en Desarrollo Humano Empresarial
Reg. STPS: CACE720915C81-0005
Certificación para impartir cursos:
CONOCER Ced. 04580616
esmeralda@cambuston.com
Cel. 6621-283201