Cuidar nuestras palabras y acciones cuando reprendemos a nuestros hijos.

Por: Diana Spíndola Yáñez

0
177

Seguramente alguna vez tu hijo ha hecho un berrinche, ya sea tirándose en el piso llorando, o ha fruncido el seño y te ha gritado. Enseñar autocontrol a los hijos es algo indispensable, requeriras tiempo, paciencia y amor.

Lo primero que hay que entender es que los niños desde pequeños experiementan emociones que irán entendiendo sólo con el tiempo y tu apoyo.

Te darás cuenta cómo siente enojo en ocasiones porque no quiere que mamá lo deje o porque tiene sueño y no sabe cómo solucionarlo o miedo a que te vayas y lo dejes con otra persona. De tal manera que los papás son los que deben enseñarles a canalizar cada emoción, ponerle palabras a los sentimientos.

En indispensable explicarles que es normal que sientan molestia, tristeza, mucha alegria pero debe tratar de mantener la tranquilidad. Pregúntale cómo le puedes ayudar o simplemete ofrécele un abrazo. Cualquiera de estas alternativas será mejor a que, tú mamá o papá pierdas la paciencia, grites y cargues la tensión y aumentes la de tu hijo.

“Recuerda que los papás son modelos de conducta”.

La labor educativa de los papás en muchas ocasiones se ve comprometida debido a preocupaciones laborales (largas horas de jornada laboral), familiares (enfermedades de abuelos, tíos), sociales (no poder salir por no tener quién cuide a los hijos) y, el agobio del comportamiento de los hijos, por ello se llegan a tomar medidas apresuradas y excesivas o injustas ante los comportamientos de los hijos, esto es: “Tenemos un exceso de ansiedad”.

La respuesta de ansiedad de los padres llegan a ser negativas, por ello te sugerimos que cuando te sientas excedido:

  • Retrasa la decisión o la respuesta dile “en un rato hablamos estoy muy enojado”.
  • Antes de agredir o gritar “escapa de la situación” haz que tus hijos abandonen la habitación o aléjate tú.
  • La ansiedad repercute en la lucidez de las decisiones de los padres, date tu tiempo, piénsalo, analízalo, conoce todas las partes de la situación.
  • La ansiedad hace que se propongan objetivos a muy corto plazo, existe la necesidad de obtener rápidos resultados en las medidas educativas adoptadas y en la educación todo es a largo plazo.
  • Un exceso de ansiedad contribuye a crear un clima familiar tenso y agobiante , limita la comunicación.

Claves para expresarles amor a nuestros hijos:

  1. Escúchalos, velo a los ojos, está atento a lo que dice. El te amo y el te quiero deben ser una rutina en sus vidas.
  2. Sé ejemplo en sus vidas.
  3. Dedícales tiempo de calidad, aunque sea una hora al día, está sólo para él.
  4. La motivación constante es importante para todo lo que hacemos, sonríele, anímalo.
  5. Vive experiencias de valor con nuestros niños. Hacer el esfuerzo de pasar tiempo junto con los niños en alguna actividad. No sólo inscribirlos en algún deporte o actividad que les guste, también acompañarlos.
  6. Amor incondicional que se expresa a través de todas esas expresiones. Los mimos, el arrullo, el acurrucar a los niños es muy importante y sobre todo hacerles entender que no deben avergonzarse de las expresiones de cariño.
  7. Cuando los niños están tristes no debemos descartar la posibilidad del por qué están así, hay que prestarle atención a la tristeza de nuestros hijos.
  8. Comunicarnos con los maestros en busca de información que nos ayude a descubrir cualquier cambio de actitud.
  9. Dejar que los niños asuman las consecuencias de sus actos, de esta forma fomentamos la responsabilidad desde pequeños.
  10. De vez en cuando llegar a la casa con una sorpresa. Un regalo que no necesariamente debe ser algo comprado, también puede ser elaborado por ustedes mismos.
  11. No comprarle todo lo que pida, independientemente de la posición económica que tengan como padres.