De Oruga a Mariposa: El cambio es parte de la vida.

Por: Diana Cuellar

0
12

Los cambios son complicados para todos, incluso para nosotros los adultos, porque un cambio implica cerrar una etapa para en muchas ocasiones, entrar a otra. Un cambio implica también atravesar un proceso de duelo, ya que, al cerrar una etapa, sentimos que perdemos muchas cosas, y esto hace que experimentemos una sensación de vacío, de tristeza, de enojo, resistencia, entre otras sensaciones más.

Ahora quisiera que nos enfocáramos por las fechas, que pasa con los niños cuando atraviesan un cambio escolar, ya sea el de pasar de estar en casa todo el día a ir a preescolar, o bien de una escuela a otra.

Sólo piensen, si como adulto cuando cambiamos de escuela, de trabajo, de casa, residencia, etc., hay una revolución emocional, ahora piensen en los niños, lo difícil que ha de ser para ellos el proceso de adaptación. Cada niño es diferente y todos reaccionan distinto a algún cambio, unos se adaptan más que otros y uno de los factores es el cómo lo estemos manejando como padres, qué tanta seguridad les damos y cómo generamos esa protección y comprensión.

Como psicoterapeuta, me gustaría orientarlos sobre cómo manejar este proceso de cambio con respecto al área escolar con los niños, el cómo funciona su mundo y cómo perciben y reaccionan ellos a este cambio, para que juntos como familia, reciban de la mejor manera, este nuevo comienzo a clases.

  1. Primero que nada, analízate: Pon atención cómo estás tomando tú como adulto y como padre este cambio. Muchas veces los padres tienen más miedo que los niños y eso se lo transmiten. Si quieres que tu niño se sienta seguro en el nuevo contexto, tienes que transmitírselo, tienes que regularte primero que nada que tu niño (a) estará bien, que va aprender y que se va a divertir, que no lo estás abandonando y que como padre estás haciendo lo correcto. Nardone en su libro ayudar a los padres a ayudar a los hijos, nos dice que como padre hay que mentalizarse que estamos criando y educando y eso implica enfrentar miedos, culpas, que impiden que sigamos adelante en la educación.
  2. Paciencia y comprensión: Ya que sabes lo que implica un cambio tanto para un adulto como para un niño, es importante entender que es importante expresarle amor, seguridad y comprensión, no minimizar lo que está experimentando. Escúchalo, y que sienta que entiendes su miedo, pero que juntos lo superarán
  3. Proyecta como padre seguridad: En el libro ayudar a los padres a ayudar a los hijos, Nardone nos habla de la congruencia entre lo que decimos a lo que proyectamos, entonces te sugiero que cuando dejes a tu niño (a) a su nueva escuela o a su nuevo grupo, te agaches de tal manera que quedes a su nivel, lo mires directamente a los ojos (esto da seguridad y protección), y decirle firme y suavemente «mami o papi está tranquilo, tú también lo estarás 😊.
  4. No añadas cambios de manera simultánea: Este punto es muy importante, primero hay que esperarnos a que se adapte a esta nueva etapa y poco a poco añadir otro cambio. Por ejemplo hay padres que quieren entrenar a su hijo a que duerman en su propia habitación, al mismo tiempo que acaban de entrar a una escuela nueva. Esto puede traer muchos riesgos, como el hecho de que el menor se nos estanque en una etapa o nos retroceda con algo que ya había superado, por ejemplo, hacerse pipí.¿Cuánto tiempo esperarse?, no hay un tiempo fijo, todo depende de cómo observes a tu niño (a), pero un tiempo aproximado en que una persona tarda en adaptarse a algo, es de 1 mes a 1 mes y medio.
  5. Pon atención si hay cambios en la conducta: Un niño manifiesta sus emociones con su conducta, entonces hay que estar atentos si comienza con conductas que antes no hacía como: Comportarse agresivo, morder, llorar, o cualquier otro cambio. Ésta es una respuesta a este cambio que puede estar resultando amenazante.
  6. Utiliza los cuentos para entrar a su mundo: El cerebro de un niño, funciona distinto al de un adulto, así que te sugiero entrar a su mundo, y usar la creatividad. Cuéntale historias en donde el personaje principal se encuentre atravesando por los mismo cambios, hazle preguntas al niño, y ofrécele como padre herramientas en donde el menor se pueda sentir identificado, comprendido y hasta utilice esas herramientas que utilizo el personaje principal de la historia.

Cualquier cambio requiere un proceso de adaptación, eso es normal e incluso saludable, y en dicho proceso se pueden presentar trabas, o situaciones difíciles, pero recordemos que, aunque los cambios son incómodos, al final, viene la adaptación, el aprendizaje y un gran crecimiento. Acompañar a nuestros hijos en este proceso es clave para su desarrollo…

Recuerden, la oruga esperó para convertirse en mariposa.

Psic. Diana Cuellar. 027779
Directora de Centro de Apoyo y Desarrollo Integral.
Tel. 662 276 72404