El confinamiento y los niños con TDAH

Por: Psic. Diana Spíndola Yáñez

0
90

Durante este confinamiento por covid -19, los problemas de comportamiento en los niños se pueden agravar, y con mayor intensidad, en l@s niñ@s diagnosticados de trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Nuestra rutina diaria se ha visto alterada, lo que representa un punto importante en todos los niñ@s con TDAH. Además, la incertidumbre de no saber cuánto durará. Todos estos aspectos alteran enormemente el comportamiento y la regulación emocional en estos niñ@s.

La mejor estrategia es diseñar un plan de trabajo semanal, que se revise y modifique. Revisar cada domingo por la tarde, así podremos hablar con los niños sobre la agenda de la semana anterior y proponer objetivos de mejora o cambios para la siguiente. Esto nos permite también realizar cambios en las fuentes de motivación y de refuerzo positivo que establecemos con los niños, a fin de que cumplan todo lo que hayamos negociado.

Qué puntos debería tener el plan de trabajo:

  1. Crear una rutina, un horario de actividades. Los niños deben estar ocupados durante el día y, de ser posible, que se parezca a la rutina de las semanas escolares.
  2. La planificación debe estar por escrito. Debe ser visual y con distintos colores para delimitar las semanas. Es importante que los niños participen en la planificación y asegurarse de que estén de acuerdo con ella, que sea realista para todos y que ellos la entiendan.

La rutina debe establecer:

  1. Un horario de los hábitos diarios. Horario del hábito del sueño (dormir y despertarse), hora de desayunar, comer y cenar.
  2. Es importante que se vistan (no deben ir con pijama por casa) y mantener la rutina de la higiene diaria, lavado de dientes, bañado, peinado y la de las manos aún más.
  3. Seguir un plan de las actividades educativas de deberes de la escuela. Así como aquellas en las que puedan colaborar con los padres, como participar en la elaboración de las comidas, limpieza, poner y quitar la mesa, lavar platos…
  4. Los objetivos y los horarios deben ser claros.

“… La planificación debe estar por escrito. Debe ser visual y con distintos colores para delimitar las semanas. Es importante que los niños participen en la planificación y asegurarse de que estén de acuerdo con ella, que sea realista para todos y que ellos la entiendan …”

Se recomienda:

  1. Hacer los deberes siempre por la mañana, después del desayuno. Hay escuelas que envían los trabajos por semana. En este caso, recomendamos anticipar y organizar las tareas de cada día. Si tiene clases virtuales, que estén presentes todo el tiempo de las clases y atentos. (supervisémoslos)
  2. En el caso en que no dé tiempo de practicar un rato de lectura, lo podemos dejar para el último momento del día, antes de acostarse (del mismo modo que se hace durante las semanas de escuela).
  3. El momento de juego, ocio, manualidades, deporte, música… es recomendable dejarlo para las tardes. Se aconseja poner también en qué casos se harán con los padres y cuáles no.
  4. Es recomendable establecer el horario y el tiempo límite del uso de aparatos electrónicos. Hay que ser realistas y durante las semanas que dure el confinamiento seguramente lo utilizarán mucho más de lo habitual. No debe preocuparnos, el uso también puede ser beneficioso si se utilizan con fines educativos y no tardaremos en volver a la normalidad, no debemos preocuparnos en exceso.
  5. Se recomienda que, en la medida de lo posible, mantengan conversaciones por teléfono o mediante videollamada con sus amigos.
  6. Si es posible, deben continuar realizando las actividades extraescolares de las que se tenga acceso a clases virtuales (clases de baile, idiomas, ajedrez…).
  7. Recomendamos que se utilice el reloj y que los horarios y obligaciones estén por escrito y en un lugar visible de la casa.

“… Se recomienda que, en la medida de lo posible, mantengan conversaciones por teléfono o mediante videollamada con sus amigos …”

No podemos perder de vista que esta situación no es fácil para nadie y menos aún para un niñ@ con TDAH, con dificultades de autorregulación, para motivarse y activarse.

Es importante tener presente que los niñ@s con TDAH se frustran, explotan y se alteran con más facilidad. Especialmente en las situaciones ambiguas, repetitivas, monótonas y poco estimulantes como puede suceder en la situación actual de confinamiento. Necesitan que se les acompañe y se les de soluciones. Por lo tanto, recomendamos a los padres:

  1. Bajar el nivel de exigencia que se les transmite.
  2. Hacer uso de la motivación y el refuerzo positivo. Se pueden utilizar pequeños premios y puntos que pueden cambiar por algún dulce, algunos minutos más de PC, o que se guarden los puntos y cuando termine el confinamiento se podrán comprar algo.
  3. Evitar al máximo la confrontación directa, la amenaza y el castigo.
  4. Explicar qué se espera de ellos, pero también qué pueden esperar ellos de nosotros.
  5. Mantener conversaciones de emociones y sentimientos y no solo de órdenes, horarios y deberes. Enséñele respiración profunda y ejercicios de relajación.

Los adultos también estamos angustiados por el trabajo u otros factores. Pero, aprovechemos esta situación para aprender a compartir y establecer nuevas rutinas y formas de relacionarnos con nuestros hijos, con especial uso de la motivación y afecto.

 

Psic. Diana Spíndola Yáñez
CENTRO DE ASESORÍA PSICOLÓGICA-SKOOL-TOOLS
Facebook: centro de asesoria psicologica-skool-tools
Tel. 210 3280 – 662 206 3414