La partida del amigo fiel, mi mascota

0
745

 “Hay palabras que nos cambian la vida,
pero hay ladridos que nos cambian el alma”
Jean Lacroix.

La muerte de una mascota suele ser el primer enfrentamiento a la muerte que vive un infante, es por esto que los adultos deben darle la importancia ya que será una primicia para enfrentar las pérdidas a lo largo de su vida.
El papel de las mascotas dentro de la familia es tan valioso que son considerados miembros y grandes amigos en especial de los niños que son percibidos como su compañero de juego, consuelo y cómplices de travesuras, formando una relación especial.
Por esta razón una de las partes más difíciles de perder a una mascota puede ser dar la triste noticia, pero es necesario ser honestos ya que a diferencia de lo que se cree cuanto más intentemos protegerlos de la muerte más les estaremos desprotegiendo ante un hecho que tendrá lugar en su vida; la muerte de una mascota puede ser una oportunidad para abordar el tema de la muerte de manera natural a pesar de que pueda abrir un debate sobre la muerte.
La manera más asertiva de abordar el tema y apoyar a su hijo a enfrentar esta pérdida, es compartiendo su sentir por la pérdida, ya que les ayudará a que sientan mayor confianza para expresar sus emociones para los niños, es consolador saber que no son los únicos que están tristes,  ayúdelos a comprender que es natural sentir emociones tales como enojo, culpa, enojo, tristeza o frustración, y a su vez fomentar una comunicación abierta en el hogar, dándoles la certeza de que es aceptable hablar y vivir las emociones y que usted estará allí cuando lo necesiten.
La información dependerá de la edad, madurez, sin embargo las preguntas que realice serán una guía para la información que requiere el menor para comprender el hecho. Muchos niños desean tener la posibilidad de despedirse antes o acompañar a la mascota durante el proceso, esto es algo que ellos deben solicitar,  por nuestra parte podemos comentar cómo es el proceso y estar siempre a su lado para protegerlos.
En todo momento se debe evitar comparar la muere con el “dormir”  o endulzar lo ocurrido con frases tales como “se escapó” “se fue de viaje”,  ya que esto no evitará su tristeza y puede llegar a confundirlos o provocar un enojo hacia usted al descubrir la verdad.
Algunas dinámicas que pueden ser de apoyo para despedirnos de nuestra mascota.
– Realizar una ceremonia para enterrar a la mascota.
– Compartir recuerdos o buenos momentos.
– Compartir historias, acerca de las aventuras, nuestro afecto o los momentos graciosos con nuestra mascota.
– Animarles a hacer dibujos del animal.
– Evitar sustituir enseguida a su mascota, pasado un tiempo seguro que él mismo pedirá un nuevo amigo.
– Ser honesto cuando no se tiene respuesta a ciertas preguntas y atreverse a decir “No lo sé”.
Recuerde que hacer el duelo por la pérdida de una mascota, en especial para un niño, es similar al duelo por una persona y los adultos somos la guía y el apoyo para sobrellevar su duelo, en todo momento brinda el cariño y consuelo que necesitan.

Psic. Lucía Bravo Robles.
Maestría en Cuidados al final de la Vida y Tanatología.
Facebook. Psic. Lucia Bravo.