Mami, ¡Aquí estoy contigo!

Por: Carlos A. Barreto Rivero

0
123

Estar juntos madre e hijo/a es mucho más que depender el uno del otro, aunque, en parte si lo es. La fuerza de la naturaleza une a ambas no solo en lo físico, también en lo emocional, sentimental y espiritual para obtener lo que se necesita: contactos, abrazos, caricias y cariños de nuestra madre y luego de nuestra gente querida, tanto como comer y respirar. De faltar la madre el bebé se enfermaría y hasta se moriría. El contacto piel a piel es tan importante que lo primero que indica el neonatólogo es que se deposite al bebé recién nacido en el pecho de su madre, para que lo abrace y el hijo sienta el calor de su cuerpo y el ritmo de su corazón y de esa forma se conecta con la vida misma.
En Colombia se comprobó lo imprescindible del contacto con la madre. En una sala de recién nacidos sin madre se enfermaban y morían algunos bebés, entonces a una enfermera se le ocurrió acercarlos a su pecho cuando lloraban mucho. Desde entonces dejaban de enfermarse y de morir sin motivo. La razón era por falta de contacto físico y emocional.

“… el contacto piel a piel es tan importante que lo primero que indica el neonatólogo es que se deposite al bebé recién nacido en el pecho de su madre, para que lo abrace y el hijo sienta el calor de su cuerpo y el ritmo de su corazón y de esa forma se conecta con la vida misma …“

Investigaciones con mamíferos recién nacidos criados en aislamiento se observó que desarrollaban conductas patológicas. A partir de estos descubrimientos el psicoanalista inglés John Bowlby creó la Teoría del apego sobre el defecto de la separación entre madre y el bebé tras comprobar que se producían extraños y repetitivos comportamientos como golpearse, chuparse los dedos, llantos incontrolables, a pesar de tener cubiertas las necesidades básicas. Para estabilizar su necesidad de apego recomendó ponerlo sobre el pecho de la madre para que mejorara las variables fisiológicas (ritmo cardiaco, oxigenación, temperatura, etc.). De esta forma el bebé normaliza sus funciones corporales, pero también se logra poseer respuestas al control del estrés tanto del bebé como de la madre, porque se regula la producción de las hormonas del placer como la oxitocina y la prolactina y otras como la serotonina que facilitan el apego sincronizado, saludable. Si la madre que amamanta lo puede tener cerca en contacto físico y emocional es lo mejor para ambos. No siempre se puede, hay creencias que impiden practicarlo con libertad como ser de que si está mucho con la madre el bebé se mal acostumbrará. Hay países de Europa que mantienen las condiciones económicas durante los primeros años de lactancia, para que no se rompa el vínculo de estar juntos madre e hijo/a. Para concluir damos algunas recomendaciones prácticas en este sentido para mantener el apego adecuado.

  1. Darle pecho siempre que y cuando el bebé lo pida.
  2. Seguir juntos durante la noche hasta los seis meses de edad.
  3. Ofrecerles amor sin límites con abrazos, besos, caricias, música de relajación.
  4. Llevarlo contigo a todas partes, estar con su hijo/a es una necesidad de ambos. Los dos lo necesitan.

Información actual para esta época de pandemia para las madres y su familia, según el Dr. Nelson Vía Reque, Médico pediatra, Neonatólogo, en su conferencia ¿Cómo fortalecer el sistema inmunológico? Dijo: La madre antes de tener al bebé le pasa anticuerpos a su hijo para que aumente las defensas del sistema inmunológico con el suyo propio, después de nacido lo sigue haciendo a través de la leche materna. Cuando al neonato se le cae el ombligo a los tres días de vida se confirma que la madre ya le pasó una gran cantidad de anticuerpos. Son defensas que le da la madre para combatir enfermedades, contra bacterias y virus. Por ese motivo se dice que a los niños no les afecta el COVID-19. Pero depende también de algunas condiciones maternas, tales como la edad y su estilo de vida saludable.
“En el acto de dar vida está la razón más sublime”

Dr. Carlos A. Barreto Rivero
Psicólogo Clínico y Psicoterapeuta
Cbarreto82@yahoo.com.mx
Tels. 662 154 0484 – 662 214 9554