¿Mitos o realidades?¿Cómo sobrevivir y fortalecer tu matrimonio en los primeros años?

Por: Tamara Robles Pliego

0
185

La ilusión de casarte y de empezar una vida nueva, como una aventura a la que ahora sólo se enfrentarán tú y tu pareja. Todos tienen consejos : “Si sobreviven a los preparativos de la boda, podrán con el matrimonio.” “Los primeros años son los más difíciles del matrimonio.” “Si sobrevives a los primeros años de matrimonio, vivirán juntos al menos 10 años.”  “El secreto está en que nunca se vayan a dormir enojados”. “La comunicación lo es todo”.

¿Cómo sobrevivir y fortalecer tu matrimonio en los primeros años?

Lo primero es PONER LOS PIES SOBRE LA TIERRA. Hombres y mujeres vivimos la realidad de una manera muy distinta.  Lo que nos ilusiona y lo que nos atrae del matrimonio, así como lo que nos da miedo, tienden a ser cosas completamente diferentes. Pensar que estamos viviendo la misma aventura es una tentación con consecuencias que causan mucha frustración, porque las cosas no resultan como deseamos.

Realmente esto es lo que hace difícil los primeros años de matrimonio.  Empiezas a ver que no están de acuerdo en muchas cosas, que a uno le interesa tener la casa linda y al otro no tanto, quizás uno piensa que el domingo se duerme hasta las 2:00 pm y a ti eso te puede volver loco. Que la ropa se deja tirada si te la vas a volver a poner y al otro le parece que se debe colgar.

“…cuando te dicen, que la comunicación es lo más importante en un matrimonio NO ES UN MITO, es una realidad… Comunicarse es hacer común…”

Cuando te dicen, que la comunicación es lo más importante en un matrimonio NO ES UN MITO, es una realidad si tomas en cuenta lo siguiente:  Comunicarse es hacer común, no es hablar y tratar de escucharse, no es decir lo que uno piensa y esperar a que el otro lo entienda o tratar de entender al otro. Es HACER COMÚN y todo lo que implica.  Hacer común quién eres y quién es , hacer común tus ilusiones y sus ilusiones, hacer común tus soluciones y sus soluciones.    El error más grande es creer que comunicarse es esperar que por decir las cosas, todo cambie o se haga como esperas.

Para hacer común es necesario aceptar que hay diferencias y buscar soluciones a partir de lo que son y no son.

Haz este ejercicio para que descubran la diferencia entre hablar y realmente comunicarse o hacer común.  Háganse estas preguntas con la siguiente promesa: TE VOY A ESCUCHAR SIN JUZGAR.

  • ¿Qué es lo que te ilusiona de casarte?
  • ¿Qué es lo que más te preocupa del matrimonio?
  • ¿Qué papel deben tener nuestros papás en las decisiones que tomamos?
  • ¿Qué crees que haga que nosotros seamos una pareja fuerte y que superemos las dificultades?
  • ¿Para ti cómo crees que deberíamos discutir?
  • ¿Qué cosas crees que son sólo tuyas y que piensas que no se comparten?

Advertencias y tips.

  1. Debes realmente intentar no juzgar, escuchas y aprendes de tu pareja. Ponte en el canal de descubrir lo que hay en la intimidad del corazón de tu pareja.  Mentalidad de aprender más sobre él y sobre ti.
  2. Te darás cuenta que hay cosas de las que no habían compartido y que en el momento que las ponen en la mesa, es imposible no tomarlas en cuenta, ahí descubrirás lo genial de hacer común.
  3. No asumas. Pregunta todo. Vayan escribiendo lo que les preocupa o les causa duda, para que no se interrumpan.  Pregunta todo lo que te inquiete con la intención de entender más, como si estuvieras en la primera cita.  Con el tiempo que llevan juntos, va a ser mágico darte cuenta que siempre hay para conocer y que han cambiado poco apoco.
  4. Lo que diga no lo tomes en tu contra. Seguramente habrá cosas que van en dirección opuesta a tus ideas. Es maravilloso que las descubran ahora y no es PROBLEMA sino algo en lo que necesitan encontrar una solución o una nueva manera de ver las cosas.  Eso es empezar a hacer común.  Los problemas dividen, las soluciones los unen.
  5. No entres en pánico. Están aprendiendo a hacer común y la práctica hace al maestro. Y si tu pareja descubre que realmente puede expresarse y ser sí mismo(a), y con él o ella, entonces siempre encontrarán un lugar entre ustedes dos para buscar soluciones, aunque haya enojos, tristezas o desencuentros. La confianza de que tienen un espacio para hacer común es la garantía y si lo practican será cada vez más sólido.

¿Cómo practicar hacer común?

  1. Cuando estés juzgando o asumiendo, siéntate con él o ella y dispónganse a platicar.
  2. Hagan una pequeña lista de reglas para estas veces que se sientan a platicar de asuntos que causan conflicto o estrés.
  3. Eviten reclamos a larga distancia o muy repetitivos. Recuerda que las personas no cambian porque digas, sino porque quieren. Hablen y busquen soluciones no obediencias.
  4. Pregúntense qué les gustó y qué no. Pregúntense constantemente hasta de las cosas más triviales de la vida.
  5. En lugar de quejarte con amigos(as) sobre tu pareja, ve y resuelve con él o ella. La queja aleja, la búsqueda de soluciones consolida.
  6. No esperes la iniciativa, sé siempre tú la iniciativa.

Pensamientos útiles para hacer común.

“El problema es lo que nos separa, pero las ganas de resolverlo lo que nos une”.

“El problema no es más grande que la solución”.

“Nunca permanecemos igual, estamos en constante cambio, así que nunca estás hablando con la misma persona”.

“Amar es amar al otro por ser otro, no por ser como yo”.

“¿Qué puedo hacer para ser parte de la solución?”

“En el amor no se trata de mí, se trata de lo que puedo hacer para que el otro se sienta amado”.

Si te vas a casar, es con sus sueños, sus ilusiones, sus miedos, sus ideas y a partir de las tuyas y las de él o ella empezarán a construir juntos.  Esto es lo que hace difícil los primeros años del matrimonio, pues es un romper estructuras, abrirte a nuevas ideas y nuevas formas de solución.

Hacer común es el verdadero amor, en donde pones todo tu ser dispuesto y al servicio del otro, así como el otro  se dispone a entregarse por completo.

Ama sin miedo, vive sin miedo.
Tamara Robles Pliego
tamararobles@willtek.com.mx
Instagram: tamararoblesp