Mitos y mentadas de la economía mexicana

Por: Germán Lohr

0
33

En esta ocasión haré una reseña de un libro reciente del autor Jacques Rogozinski llamado “Mitos y Mentadas de la Economía Mexicana”.

El autor es doctor en economía por la universidad de Colorado quien ha desarrollado una extensa carrera en el sector público federal y en la docencia ocupando varios cargos de relevancia en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Banobras, Fonatur, Nafinsa entre muchos otros.

Ha sido columnista en medios nacionales y participantes en varios foros internacionales en Davos Suiza, amén de ponente en el FMI, BID, Banco Mundial entre muchos otros los cuales aparecen en el presente libro.

En esta ocasión como lo indica el nombre de su libro hace un análisis riguroso que resulta interesante a la vez que chusco ya que utiliza las recetas de cocina como metáfora para explicar de manera amena las razones y los porqué la economía mexicana ha crecido poco a lo largo de 30 años.

Sostiene el autor que mucho del mediocre crecimiento económico se debe a que los modelos adoptados a lo largo de varias décadas fueron hechos a la medida del paladar de los norteamericanos al aplicar modelos ajenos a nuestra realidad, recetas cuajadas en la escuela de Chicago y en el consenso de Washington.

Son muchos los mitos y mentadas que hoy con cierta crudeza y hasta resaca nos revelan la realidad y por eso se interesa en describir pero sobre todo explicar y arrojar luz acerca de los logros y tropiezos que vivimos y en los cuales seguimos a diferencia de otros países que han logrado el milagro de salir del subdesarrollo.

En tres grandes apartados nos describe la discusión del desarrollo y las ideas que lo sostienen adentrándose en las diferentes escuelas de economía desde los clásicos, neoclásicos, monetaristas, estructuralistas,  explicando los motivos y razones de la ciencia económica acompañada de la política para explicar en general sus tesis e hipótesis sustantivas.

La segunda parte es interesante ya que aborda la realidad mexicana desde la importancia de la familia y los valores para después tratar el tema para el estratégico de la educación y la enorme importancia del idioma en este caso el Inglés y dos aspectos que los maneja como los mitos de la corrupción y la deshonestidad que no son lo mismo.

La tercera y última parte habla de la dominancia la cual se refiere al papel que cada Nación tiene como sello distintivo destacando por ejemplo un país como Suiza que ha sabido aprovechar su competitividad a través del sistema financiero y el secreto bancario ya que éste como diría el escritor Borges se convirtió en la alcancía del mundo.

Se tratan además varias secretas recetas con todo ingredientes ligadas a los nichos y ventajas competitivas, el acceso al crédito del cual nuestro país tiene uno de los coeficientes más bajos del mundo no así en el costo del dinero.

“…un Estado débil con poco capital social es presa fácil de los corruptos pero lo es más una sociedad en la que campean la deshonestidad y la falta de confianza…”

En esta ocasión resumiré por cuestión de espacio el tema de la corrupción el cual reduce el autor a sus justas proporciones al sostener y ésta es su tesis central que ésta no es la causa principal del escaso crecimiento económico como mucha gente supone.

El Banco Mundial define la corrupción como el abuso de la oficina pública para beneficio personal. Hay corrupción legal e ilegal documentada por la academia que va desde un cabildeo o la seducción y presión de los grupos de interés pasando por el soborno o moche, entre otros conceptos.

Existe una irremediable propensión a compararla con el cáncer sobre todo en regiones pobres y se sabe que lo ideal sería reducirla a su mínima expresión aunque la enfermedad del cáncer ya cuenta con remedios en muchos casos no así ésta última por desgracia.

Hay países como Zaire y Haití con alta corrupción y pobreza extrema y otros con alto desarrollo y corrupción como Japón, China, Corea,  e Italia por citar a los más emblemáticos Es más hay libros y evidencia empírica que sostienen que el ideal del corrupto es apoyar el crecimiento económico general de una manera que le permita ganar más en términos absolutos.

Se maneja el caso por ejemplo de las percepciones a través del índice de transparencia por países de lo cual no salimos bien librados al ocupar el puesto 98 entre 178 países el 2010 sin embargo no es por el momento un determinante u obstáculo para que siga fluyendo la inversión extranjera o que exista una alta correlación entre el PIB y la variable corrupción.

Un Estado débil con poco capital social es presa fácil de los corruptos pero lo es más una sociedad en la que campean la deshonestidad y la falta de confianza por lo que nos hace falta sostiene el autor del libro mayor cohesión entre los ciudadanos al igual que menos individualismo y mejor participación social.

En suma hay que ir desterrando hasta la fraseología del mexicano aquella que dice el que no transa no avanza y educar mejor en todos los niveles entre muchas otras cosas que tenemos por hacer.