¿Nos casaremos por sociedad conyugal o separación de bienes?

Por: Ivonne Corral

0
220

Esta duda es muy recurrente entre los futuros esposos, entre los papás de los esposos y también entre quienes ya estando casados no tienen claro si tomaron la decisión adecuada.

La realidad de las cosas, es que un régimen del matrimonio no es mejor que otro, sino son las alternativas que se nos ofrecen a través del Código de Familia, es decir, la ley de índole civil que regula los derechos y obligaciones que nacen entre los parientes, incluidos los esposos, llamados cónyuges y su relación con el patrimonio que cada uno adquirió antes del matrimonio o durante éste.

Con fundamento en el artículo 46  y 47 del Código de Familia para el Estado de Sonora, el matrimonio puede celebrarse bajo cualquiera de estos  Regímenes Matrimoniales: a) Sociedad Conyugal Convencional, b) Sociedad Conyugal Legal o c) Separación de Bienes; sin embargo, si al momento de contraer matrimonio no se especifica el régimen adoptado, se entenderá que los esposos aceptan tácitamente las disposiciones sobre la sociedad conyugal legal.

Algunas particularidades de cada régimen patrimonial del matrimonio son las siguientes:

  1. Sociedad Conyugal Convencional, se rige por las Capitulaciones Matrimoniales, es decir, el contrato “hecho a la medida” de cada pareja, donde se defina qué bienes aporta cada cónyuge a la sociedad conyugal, cómo se administrarán, qué porcentaje de utilidades recibirá cada quien, forma de liquidación, etc. Es decir, podríamos comprar este régimen a una pequeña empresa formada por los esposos.
  2. Sociedad Conyugal Legal, es la que rige al matrimonio, cuando no se especifica ninguna, o bien, cuando no se realizan capitulaciones matrimoniales, y se aplica supletoriamente las reglas plasmadas en el propio Código de Familia. Protege de alguna manera a al cónyuge que se dedica a estar al cuidado de la casa e hijos, generalmente la esposa, pues será copropietaria automáticamente del 50% de los bienes que el esposo adquiera durante el matrimonio. Hay que tener cuidado, pues también comparten las deudas.
  3. Separación de Bienes, en particular la opción que yo prefiero. En este caso, no se necesita hacer ningún contrato adicional y los bienes que adquiere cada cónyuge son propios, igualmente las deudas. En este caso, la comunicación entre esposos es fundamental para hacer una planeación de cómo integrar su patrimonio de tal suerte que se protejan recíprocamente.

Independientemente de la opción que usted elija o haya elegido en su momento, siempre se puede cambiar. O bien, complementar la protección de su patrimonio y la protección de su familia, con otras figuras jurídicas como las Donaciones entre Cónyuges, Testamento, Constitución de Patrimonio Familiar, entre otra que su Notario de confianza le podrá sugerir de acuerdo a sus necesidades.

Lic. Ivonne Corral Gaona
Notaria Pública #28.
www.notariacorral.com