¿Su hijo no aprende con facilidad la lecto-escritura o falla en la comprensión? Lo que los padres deben saber

Por: Diana Spíndola

0
101

Su hijo va aprendiendo muchas cosas en la infancia: A coordinar sus movimientos, a hablar, a relacionarse con los demás, a leer, a comprender lo que lee y a resolver problemas de matemática, entre muchos otros.

Algunas habilidades pueden ser más fáciles de aprender que otras. Pero si su hijo hace lo posible por aprender, pero no va a la par de sus compañeros, es importante averiguar por qué.

El proceso de adquisición de la lectura y la escritura es uno de los hechos más relevantes en la infancia. Para que se dé correctamente, es importante que exista un proceso de enseñanza-aprendizaje adecuado y una estructura cognitiva madura. Sin embargo, encontrar un proceso enseñanza aprendizaje para las características de ciertos niños se requiere de una  minuciosa exploración. Debido a que algunos niños muestran ciertas características con las cuales este proceso de apredizaje escolar se les dificulta.

Las causas de este tipo de problema no siempre son conocidas, pero en muchos casos los niños tienen a uno de los padres o un pariente con iguales o similares dificultades de aprendizaje. Otros factores de riesgo incluyen nacimiento con bajo peso o en forma prematura, o una lesión o enfermedad durante la niñez, entre otros.

Para poder determinar que un niño presenta alteraciones en lectura y escritura, es importante tener en cuenta los siguientes factores:

  • Ausencia de alteraciones en la visión y en la audición.
  • Ausencia de problemas físicos que puedan interferir en la lectura.
  • Ausencia de desórdenes emocionales o neurológicos.
  • C.I. normal que le permita desarrollar estas capacidades.

Pero, entonces ¿cómo saber si tu hijo pueda tener o tiene un trastorno de lectoescritura?

Los niños de edad preescolar pueden tener:

  • Retrasos en el desarrollo del lenguaje. A los 2 años y medio, su hijo debería poder hablar en frases u oraciones cortas.
  • Dificultad con el habla. A los 3 años de edad, su hijo debería hablar lo suficientemente bien como para que los adultos puedan entender la mayor parte de lo que dice.
  • Dificultad para aprender los colores, las formas, las letras y los números.
  • Dificultad para rimar palabras.
  • Dificultad con la coordinación. A los 5 años de edad, su hijo debería poder abotonarse su ropa, usar tijeras para cortar formas en papel y saltar en un solo pie. Debería poder copiar un círculo, un cuadrado o un triángulo.
  • Entre los 3 y los 5 años de edad, su hijo debería poder sentarse y quedarse quieto para escuchar una historia breve. A medida que su hijo crece, debería poder prestar atención durante más tiempo.

A los niños en edad escolar y a los adolescentes con dificultades de aprendizaje puede resultarles difícil:

  • Seguir instrucciones.
  • Organizarse y mantener la organización en el hogar y la escuela.
  • Comprender instrucciones verbales.
  • Aprender datos y recordar información.

Los niños con un trastorno de la lectura (también llamado dislexia),  pueden tener dificultades para:

  • Recordar los nombres de las letras y de los sonidos que hacen.
  • Comprender que las palabras están formadas por sonidos y que las letras representan esos sonidos.
  • Pronunciar las palabras correctamente y a la velocidad adecuada.
  • Deletrear las palabras correctamente.
  • Comprender lo que leen.

Los niños con un trastorno de la escritura (disgrafía/disortografía) pueden tener dificultades para:

  • Usar correctamente una pluma o un lápiz.
  • Recordar cómo se forman las letras.
  • Copiar formas, dibujar líneas o espaciar las cosas correctamente.
  • Organizar y escribir sus pensamientos, sentimientos e ideas en un papel.
  • La ortografía y la puntuación.

Los niños que sufren de un trastorno del aprendizaje de las matemáticas (discalculia) puede tener dificultades para:

  • Reconocer y dibujar formas.
  • Los conceptos matemáticos como valores numéricos, cantidad y orden.
  • Comprender la hora, el dinero y las medidas.
  • Las fracciones, los porcentajes, la geometría y el álgebra.

La mayoría de los niños que cuentan con estos problemas presentan una buena actitud hacia la escuela, se esfuerzan, tratan de aprender  pero, la inmadurez en las habilidades precurrentes para que estas funciones se den lo impiden.

Consulte a un especialista (psicolog@)  le orientará y le ayudará a su hijo para que sus habilidades mejoren y el proceso de la lecto escritura y/o matemáticas y su comprensión se dé con mayor facilidad.

Psic. Diana Spíndola Yáñez
CENTRO DE ASESORÍA
PSICOLÓGICA-SKOOL-TOOLS
Facebook: centro de asesoria psicologica-skool-tools
Tel. 210 3280 – 662 206 3414