Vacaciones Familiares en tiempo de COVID

Por: Dora Córdoba Franco

0
44

Estamos viviendo un tiempo difícil, con un panorama que tal vez nadie pudiera haber imaginado antes, o que sólo lo vemos en las películas de ficción. Esto ha cambiado totalmente nuestra forma de vida, justo en éste momento en donde la epidemia se encuentra en su punto más alto hasta el momento, están los niños y jóvenes en casa después de varios meses de confinamiento, ahora en periodo vacacional. Y nos preguntamos cómo podemos vivir estas vacaciones, y ¿cómo mantenerlos entretenidos?, ¿cómo no desesperarse después de tanto tiempo en casa?

Pues es momento de desarrollar más la creatividad y de aplicar el reciente y muy conocido termino de “Resiliencia”. Si bien ésta situación ha provocado muchas circunstancias difíciles en la economía, en las relaciones humanas, en el empleo, etc. Por lo general en una contingencia se pueden ver los puntos favorable o aprovechar las limitaciones para obtener retos y beneficios. Es el tema que nos ocupa ahora, la vida nos ha detenido en nuestra cotidianeidad de manera súbita y hemos parado muchas de nuestras actividades, teniendo mayor tiempo para estar en casa y compartiendo tiempo con la familia.

Las mejores vacaciones no siempre son frente a una playa tomando el sol y chapotear en una alberca. Los mejores tiempos que podemos vivir, son de acuerdo a la actitud que cada persona o familia tenga respecto al momento que se encuentre viviendo. Cuantas veces las familias salen fuera de casa a pasar vacaciones con el objetivo de descansar y disfrutar y lo verdadero es que llegan de regreso a casa enojados y más cansados.

“… es una verdadera oportunidad para disfrutar el tiempo en familia, quizá hacer todas aquellas cosas que nunca se han realizado, como divertirse con juegos de mesa, hacer concursos, limpiar los armarios en familia, cocinar nuevos platillo juntos, en fin, desarrollar la maravillosa creatividad que cada ser humano posee, disfrutar a la familia y obtener amplios beneficios …”

Por tal motivo, éste es un periodo que bien puede ser utilizado para reflexionar sobre nuestras prioridades, nuestras relaciones interpersonales, gozar y disfrutar de los seres amados y ver las gracias que en tal momento se tienen a pesar de las dificultades. El hombre tiene la obligación de ser feliz con lo que tiene y de la manera que lo tiene, ese es el verdadero sentido de la Vida según Viktor, Frankl (2015) “En busca del sentido”

La felicidad en la vida entonces, incluye las virtudes, y Aristóteles añade que incluiría la autosuficiencia (autarkeia), no la autosuficiencia de un ermitaño, sino de alguien con una familia, amigos y comunidad. Por sí mismo esto haría la vida digna de elegir.

Como ejemplo de opiniones populares sobre la felicidad, Aristóteles cita una «antigua y aceptada por los filósofos». De acuerdo con esta opinión, que él dice que es correcta, las cosas buenas asociadas con el alma son más esenciales y especialmente buenas, en comparación con las cosas buenas para el cuerpo, o las cosas buenas externas. Aristóteles dice que la virtud, el juicio práctico y la sabiduría, y también el placer, todos están asociados con la felicidad, y de hecho una asociación con la abundancia externa, es coherentes con esta definición.

Los bienes externos también son necesarios en una vida tan virtuosa, porque una persona que carece de cosas como la buena familia y los amigos podría tener dificultades para ser feliz.

Aristóteles sostiene que una persona feliz en el trabajo de acuerdo con la virtud «soportará lo que la desgracia trae mejor y en completa armonía en cada caso». Solo muchas grandes desgracias limitarán la bendición de tal vida, pero «incluso en estas circunstancias algo hermoso resplandece». (la Ética nicomáquea).

Por eso la invitación hoy, no es limitarse porque son vacaciones de verano y debemos quedarnos en casa, es una verdadera oportunidad para disfrutar el tiempo en familia, quizá hacer todas aquellas cosas que nunca se han realizado, como divertirse con juegos de mesa, hacer concursos, limpiar los armarios en familia, cocinar nuevos platillo juntos, en fin, desarrollar la maravillosa creatividad que cada ser humano posee, disfrutar a la familia y obtener amplios beneficios de este “alto obligado en nuestro camino”

 

MCF Dora Córdoba Franco
Maestría en Ciencias de la Familia.
dcordobaf67@gmail.com
Consejería Personal y Talleres empresariales